No tenerte cerca me hace mal. es como si el frió se colara en mis huesos, en mi piel, en mi carne, en cada diminuta parte de mi cuerpo, mi ser, llegando a lo mas hondo de mi alma. Perderme en un pozo ciego seria mucho mas placentero que tener que seguir viviendo lejos tuyo.

No se como llegue hasta aquí: a amarte de esta manera. Me es imposible aceptar otro amor… un amor que no sea el tuyo. La vista se me nubla y tu mirada tan dulce, melosa, embobada, perdida en la mía, se hace eco, un eco profundo entre mis pensamientos; y se instala ahí, justo ahí, al costado de mi pecho, en mi corazón.

Ahí donde lograste meterte sin inconvenientes, sin pedir permiso, tomando el lugar mas grande que había. Y es en ese momento en el que un río se desborda por mis ojos y cada lagrima grita tu nombre, la boca se me seca y algo se desmorona dentro de mi. Me siento estúpida de repente; pero no me importa. Son tus ojos los que se clavan en mi mente y me impiden detener el llanto.

largeas

Me siento congelada por el frío en mi interior y para cuando caigo otra vez en la cuenta de que no estas, me siento vacía, y ese vacío abre con agujas un dolor inmenso en mi pecho un dolor que me ahoga y me hace querer gritar… Pero no puedo. Se me cierra la garganta con tu nombre atascado en ella. ¿Por que el mundo pesa? Todo era mas sencillo cundo estabas cerca… Me duele saber que al final de todo, esto y eso que paso entre los dos. entre nosotros, ya no te importe. Ya nada vale.

Todo quedo atrás para alguno de los dos. Obviamente no para mi.

Por: Lourdes Ziggiotti



     Compartir         Compartir