Ha sido magnifico el tiempo que llevamos juntos, pero hay que aceptar que aún es poco, aun no llegamos a la comprensión total del otro, aun no nos hemos molestado tan fuerte como para saber cómo somos cuando nos enojamos, y es que todo ha fluido tan bien y eso me alegra, pero también cabe pensar que aún nos faltan cosas por vivir, yo no tengo prisa ¿acaso tu sí?, si de verdad somos aquellas personas destinadas a estar juntas hasta el final de nuestros tiempos, no tiene caso tratar de acelerar nada, de hecho la etapa del enamoramiento es mi preferida, porque es la más dulce de toda la relación.

Así que tomemos las cosas con calma y pongamos los pies en la tierra, si bien es cierto que las cosas pintan muy pero que muy bien, creo que sigue siendo pronto para hablar de amor, porque al menos el concepto que yo tengo sobre el amor es aquel sentimiento que se sobrepone a todos los demás, es aquella emoción que te llena el alma de sueños y caricias, aunque también de flores con espinas, no se trata de algo perfecto, pero se trata de compartir ahora todo lo que eres con alguien más, permitir que esa persona te conozca hasta en tus momentos más obscuros, que se entere de tus delirios, de tus miedos, de tus anteriores tristezas, que te acompañe en todo y contra todo aquello que te quiera hacer daño a ti a ustedes en general.

El amor es la confianza en su mayor expresión, nace del conocimiento mutuo, de la aceptación, de todas aquellas barreras que se superan juntos, el amor es ese sentimiento que te convierte en una tonta, y que te otorga un tonto a cambio, es dejar de pensar en ti y comenzar a pensar en nosotros, es algo que definitivamente lleva tiempo, es algo que se crea, se gana, se siente y se demuestra, es algo mucho más importante que las palabras, las lágrimas, los abrazos y el sexo, es algo que tiene todo eso, pero que trasciende a una conexión etérea, donde las almas se juntan, donde la felicidad se desborda por el simple rose de la piel.

Quiero enamorarme de ti, si tienes el tiempo y la paciencia para que eso suceda, pero quiero que sea un amor de verdad, ese es el único tipo de amor que a mí me interesa, por eso no me gusta que ahora mismo me digas amor y que trates de que yo te diga lo mismo, el amor es algo que no se pide ni se regala; él amor se siente, se gana, se demuestra y cuando existe es innegable para los involucrados y para aquellos que los rodean.

Autor: Sunky

 



     Compartir         Compartir