El amor, entre todas las emociones, es la más compleja, y quizá la peor entendida. Desde pequeños, nos enseñan que aunque es un sentimiento intenso, no se siente por cualquiera y sobre todo, no se logra con facilidad. Pero existe una conexión entre el sentimiento y el sufrimiento, que no nos permite entender que ser feliz es posible, y que una relación sin engaños puede -y debe- existir.

Es verdad que en la actualidad para las personas (en especial para los hombres) es cada vez vez más difícil comprometerse en una relación seria, sin embargo, no es imposible. Entrar en una relación seria puede traer una ola de emociones que, por lo general, asustan a cualquiera y cuando se trata de fidelidad, el tema toma aun más importancia. Y es que entregarse por completo a otra persona y darle toda la confianza parece un paso un tanto arriesgado; sin embargo, cuando el amor es verdadero, la unión se fortalece y ¡no hay nada que pueda separarlo!

Pensar que la monogamia no es posible, es una actitud totalmente machista, y además equivocada, ya que cuando un hombre te ama –de verdad- no tiene porque ser infiel, sencillamente porque no lo necesita.

1. Porque el amor es respeto.

El respeto es el valor más importante que debe tener un ser humano, con todas las personas que tiene alrededor. Entonces, si es importante respetar hasta al desconocido con el que te cruzas en el autobús, ¿no tiene sentido que sea mucho más respetuoso con tu pareja?

Buscar a otra, es una falta a la confianza, y destruye todo lo que se comprometieron a cumplir como pareja. Una persona enamorada admira a su pareja y, por lo tanto, jamás la subestimaría al punto de engañarla con otra persona.

 

2. Los verdaderos hombres siempre tendrán bien puestos los pantalones.

Los hombres son sexuales por naturaleza, pueden estar con muchas mujeres y no relacionarse emocionalmente con ninguna. Pues sólo quieren la satisfacción sexual.

Lo que hace a un hombre diferente, es porque el no va a querer acostarse con cualquier mujer sólo porque sea atractiva físicamente, sino porque ella es a la mujer que ama, pues no buscará sólo la satisfacción de unos minutos, sino que tratará de que ambos puedan tener una conexión sexual y disfrutar ese momento.

2

3. Jamás haría daño a quien ama.

Las infidelidades son dolorosas. La traición es una situación que cuesta mucho sobrellevar. El hecho de que un hombre esté enamorado no quiere decir que no pueda ver a otras mujeres y considerarlas atractivas, es lo normal. Sin embargo, una cosa es ver y otra actuar. ´

Un verdadero hombre enamorado es incapaz de herir a su pareja, así como no golpearía a una mujer, tampoco la traicionaría, porque ambas implican hacer un daño irreversible para esa persona a la que aman.

4. Un buen hombre no ve a las mujeres como trofeos.

Un hombre respetuoso y estable está consciente de que las mujeres no son trofeos, y que sus relaciones con ellas no son simples juegos.

Tener claro lo que se siente evita que su autoestima esté ligado de alguna forma con la cantidad de mujeres que conquista, y permite también establecer una serie de prioridades de vida, por lo que es improbable que estando enamorado, un hombre prefiera arriesgar los beneficios de su relación por un fugaz, y posiblemente irrelevante encuentro con otra mujer.

5. El verdadero amor requiere estabilidad emocional.

Sí, un chico que sabe lo que quiere no se anda con medias tintas ante la mujer que quiere. Cuando está seguro de dar el siguiente paso, lo hace sin temor a lo que esté “resistiendo”. Su seguridad es lo que le da forma al carácter: una personalidad que se olvida de las flaquezas para darse por completo a esa mujer que ha elegido de por vida. Quien está seguro de amarte, jamás dejará de hacerlo de un día para otro sólo para tener una aventura. Tú, sólo tú, representas más (mucho más) de lo que cualquier chica podría ofrecerle.

 

6. Valora lo que eres.

Evidentemente, tu chico debe estar consciente y seguro de todo el valor que tienes como mujer y como su pareja. Quien realmente conoce todo lo que eres por dentro y por fuera, entiende que jamás encontrará a una chica tan valiosa como tú. No importa quién se le acerque o quién quiera romper su vínculo, porque la fuerza que hay entre ustedes y el respeto que ejercitan todos los días, ¡podrá más que cualquier cosa!

 

Escrito por: Karla Galleta.



     Compartir         Compartir