Nunca te perseguiría kilómetros para sacarte un te quiero y después romperte el corazón.

No soy de  las que suelen encasillarse en generalidades y estereotipos, pero créanme, las circunstancias en las que te pone la vida, a veces no deja otro camino, pero las mismas generalidades tienen sus excepciones, por ejemplo, esa tan famosa, la favorita por nosotras, esa que dice… “Todos los hombres son iguales”… yo digo que no, tengo mis reservas y además haré uso de mis estereotipos.

La verdad es que soy de las que piensan que hay dos tipos de hombres, los que se empeñan en enamorarte solo para cumplir su cuota de conquistas, los que te abandonan cuando lo logra, esos que sin rastro, desaparecen y solo te dejan mares de dudas, zozobra y el corazón roto a lado de un alma herida, pero los otros, son los que jamás te perseguirían una cuadra si no quisieran cuidarte como lo más preciado en su vida. Esos, son los que se empeñarán en enamorarte no solo para ilusionarte si no para que juntos imaginen un futuro juntos.

walk

De esos segundos es de los que quiero hablarles, la vida me ha puesto en frente de muchos que no saben amar, o que solo se empeñan en dañar, pero si no  hubieran estado, no podría haber identificado al amor del hombre tipo dos cuando llegó a mi vida.

Lo cierto es que las experiencias pasadas te marcan pero, cuando llega la adecuad logras darte cuenta por que no funcionó con nadie más, cuando un hombre de verdad llega a ti vida, de los de tipo 2 según mi estereotipo, te darás cuenta por que no se empeña en hacerte parte solo de un número más en su lista, sabes que no es uno más del montón por que no se asusta con tus malos ratos, al contrario, quiere estar ahí, para apoyarte, para ayudarte, para hacerte entender que si en las malas está contigo, disfrutaran de sobremanera las buenas rachas.

Un hombre de verdad no se permite hacerte falsas promesas, de esas inalcanzable que solo te ilusionan, las que te hacen volar, y cuando estas junto en la nube te tira al suelo de un zarpazo, sus palabras son ciertas, siempre maneja la verdad como punto de partida, si te promete un beso ten seguro que lo tendrás, te hará volar pero con los pies en la tierra.

Este hombre jamás va a presionarte por que hagas lo que a él le parece, nunca va a imponerte sus ideas como si fueran ley, no habrá presiones, ni guerrillas ni luchas de ego bobo, siempre habrá espacio para ti, para él y para ambos. Ese tipo de hombres solo conquista cuando pondrá su empeño en conservarla, enamora cuando él se siente igual de enamorado y sabe que no puede ni quiere perderla, por eso alimenta la relación siempre, no solo cuando se equivoca o solo por ser una fecha especial, lleva flores seguido no solo para pedir perdón.

men really

Cuando tengas a ese hombre en tu vida, no podrás ni querrás dejarlo, te darás cuenta al instante, querrás estar y recorrer el mundo tomada de su brazo, miraran hacía el mismo lado, y el futuro lo disfrutaran en su presente, el tiempo se detiene, el alma sana, el corazón se regocija y tu sonrisa de nuevo es la de esa chica enamorada de la vida, enamorada del verdadero hombre que sin saberlo, ni quererlo, se encargó de sanar cada herida.

Seguro te toparás con algunos equivocados antes de encontrar el hombre de verdad…

No te desilusiones, nunca es tarde para dejarse encontrar.



     Compartir         Compartir