Mucho es el tiempo que se invierte en trata de encontrar a la mujer especial, a esa con la compartiremos todos los días de nuestra vida, pero, a veces cuando se tiene en frente, el miedo absorbe y se llega a trastabillar, pero un hombre de verdad, no deja ir al amor de su vida. Sigue leyendo que ya te digo porque.

La experiencia habla por él.

Un hombre de verdad, tiene experiencia, ha sufrido desamores, sabe perfecto lo que es compartir tiempo y vivencias con personas equivocadas, por eso, cuando esta de frente con la correcta, no vacila, se sabe afortunado, lo expresa, y sobre todo, no encuentra motivo alguno para dejarla ir.

kisshands

Lo anterior, conlleva a gran madurez.

Es normal que sienta miedo al compromiso, sin embargo, no huye de él, lo afronta con madurez, sabe que de salir corriendo perderá al amor de sus días y por ende, prefiere ser un hombre de verdad, y comprometerse con la que se convertirá en su esposa.

Sabe el significado del amor y lo que conlleva.

Un verdadero hombre enamorado, que ha encontrado a su media mitad, no teme en decir lo mucho que la ama, sabe que expresar sus sentimientos, dará seguridad a su parea y la hará sentirse mejor y querida. Por eso no duda en ser complaciente y demostrar su afecto. De esa manera deja entre dicho lo valiosa que es para él y lo afortunado que es por tenerla.

Ella es parte de su vida.

Le da miedo perderla y no se avergüenza de decirlo, sabe que si ella se va, él perderá parte de su vida junto con ella.

love

Se esfuerza por darle el mundo entero.

Pues sabe que se lo merece, que si no es él, alguien más lo hará y como no quiere perderla, esto es el círculo vicioso del amor.

Cuando la vida te presenta con el verdadero amor, ten cuidado de poner mil y un pretextos que te alejen del compromiso, pues las oportunidades buenas se dan una sola vez, si la dejas ir, es probable que jamás se te presente otra correcta.

Un hombre de verdad lo sabe, y no teme al compromiso, lo enfrenta y está dispuesto a vivir una vida plena con el amor de su vida.

 



     Compartir         Compartir