Sé que ahora mismo no eres capaz de valorar lo que estas dejando, sé que estas cegado por tu nueva conquista y que crees que el amor se hizo para utilizar a las demás personas a tu conveniencia y a tu gusto, sé que piensas que el karma nunca te ha de alcanzar, pero estas muy equivocado, todo se paga tarde o temprano y no serás la excepción.

Me duele haber confiado en alguien tan miserable como tú lo más valioso que tengo, me duele ver como siempre fuiste un mentiroso que solo se aprovechó de la situación para usarme y después sin remordimientos dejarme tirada por una nueva conquista, me da lástima haberte abierto mi corazón porque fue tan absurdo como darle el mejor filete de tu casa a los cerdos, porque ellos no distinguen entre lo bueno y lo malo, todo se lo comen por igual, y así eres tú, eres un cerdo que se alimentó de mi mano y que nunca supo apreciar realmente todo lo bueno que tenía.

Acepto que tu partida me duele, me duele tanto que muchas veces me cuesta contener el llanto, pero también tiene un sentimiento de alivio, porque por alguna razón no me había dado cuenta de lo que realmente eras, hasta que tu solo te diste a conocer, ahora entiendo que todos los planes que hicimos “juntos” los hice realmente yo sola y que estaban condenados a morir sin verse realizados nunca jamás, pero como dije siento un gran alivio de haberme librado de alguien como tu aunque tuviera que ser por este medio, aunque tuve que esperar a que alguien viniera y te arrancara de mis brazos, mi eterna gratitud es con ella, y mi preocupación también, porque espero que no sea tan tonta como lo fui yo, que te creí hasta la última palabra que mi dijiste y que en verdad de ame con todo mi corazón, espero que ella sea más cautelosa contigo y se dé cuenta de lo poco hombre que eres antes de entregarte el corazón.

Pero como dije estoy segura que algún día te tocará pagar aquello que me has hecho a mí, eres tan poca cosa que no meres ni siquiera que te odie, y es que sé que el destino en algún momento te alcanzará cuando estés enamorado de verdad, cuando te hayas cansado de vivir como un vago, cuando bajes la guardia y quieras hacer las cosas bien, ahí el destino blandirá su espada contra ti, y estoy seguro que en medio de tu desesperación te acordarás de mi y del amor verdadero y sincero que despreciaste por seguir con tu vida de patán.

Autor: Sunky

 

 

 



     Compartir         Compartir