Cuando una relación comienza,  todo es bonito, real, tangible,  todo son secretos por descubrir,  ganas de ver, sentir, besar y abrazar.
Cuando una relación comienza, sientes miedo de volver a tropezar,  pero con unas ganas renovadas de.. ¡soñar!.

Un nuevo futuro,… Un nuevo amanecer.  Lo ves todo con los ojos del AMOR.

Tu pareja te promete la luna, el sol y las estrellas, hasta planetas que aún están por descubrir…  Y le crees.

Crees todo y más de lo que te dice.  Te jura amor eterno, lo bonita que estas esta noche,  las muchas mujeres que tuvo en su cama y que como tu no hubo otra.
Lo feliz que le haces con sólo mirarte, te abraza como si no hubiera mañana…

 

Habláis del futuro: Hogar, familia, boda… Todo aquello a lo que se supone que aspiras cuando quieres a otra persona.
No por prototipo, si no por amor.

Y te crees la reina del mundo, de un mundo que compartís, pero sólo en la ilusión…

Esa lucha constante con todas las adversidades,  esas palabras vacías ya que nunca se hacen reales,  esos problemas que ponen tu feliz mundo del revés.

Es mítico pensar que el amor lo puede todo.
Pero no es sólo amor lo que hace falta en una relación.

tumblr_lizpgpDxIV1qfxx8t
Es saber navegar juntos y unidos, remar con todas las fuerzas en la misma dirección,  comprender, consolar,  pedir perdón,  y un largo etcétera de compromisos para con esa persona.

No es sólo un “te quiero” en un mensaje cuando todo va bien,  es un “te quiero” en medio de una discusión.

Es llorar de enfado, y de alegría. Es lamentarte por discutir. Es acariciar su mejilla y llorar por los momentos en que no has podido hacerlo.

Eso es amor real, tangible y de los de verdad.  Y no una ilusión de palabras que te dicen al oído…



     Compartir         Compartir