Por mucho tiempo compartimos cosas juntos. Por mucho tiempo estuvimos viviendo la misma vida, los mismos momentos, los mismos pensamientos, el mismo amor. Todo se acabo.

No sabes en que momento tus caminos cambiarán y no tienes idea en que momento debes tomar decisiones que cambiarán el futuro que por mucho tiempo estuviste planeando. No sabes en que momento las personas llegarán a tu vida y en que momento aunque no nos guste y aunque en muchas ocasiones te duele en el alma, no sabes en que momento se irán las personas de tu vida.

El momento en el que vivimos juntos tantas cosas jamás imaginé que todo terminara y que yo me quedaría con todas las ilusiones, con todas esas imágenes que quedaron dentro del corazón. Nunca pensé en que el amor se acabaría, en que todas esas cosas que me imaginé pasar en un tiempo futuro a tú lado se romperían; no pensé que el futuro que construimos con entusiasmo e ilusión sea tan frágil que en cualquier momento puede romperse. No puedo asegurar en que momento fue quebrándose el amor que existía entre tú y yo. No puedo describir la manera en que nuestros caminos poco a poco fueron separándose, en que momento tú comenzaste a mirar hacía el lado contrario para al final decidir irte por tu propio camino sin tomar en cuenta todo lo que harías sentir dentro de mí, sin que te importará todo lo que tendría que pasar para superar una separación que jamás vi venir.

Quisera saber que fue lo que te hizo caminar en sentido contrario, saber que fue lo que hizo cambiar tu parecer. Quisiera saber que fue lo que hizo que me dejarás de amar, si es que de verdad lo dejaste de hacer. Quisiera saber que fue lo que hice yo para no convencerte de quedarte a mi lado, que fue lo que me hizo falta de entregarte para que decidieras jamás irte de mi lado y me permitieras permanecer en tu vida por una eternidad. No digo que debiste permanecer como deber a mi lado, pero si puedo decirte y reprocharte la manera en que te fuiste, la manera en que me regalaste la soledad, el extrañarte y el dolor que ahora habita dentro de mí y que es tan difícil de sobre llevar. Tengo el derecho y puedo reprocharte todas las veces que me hiciste pensar que todo iba a bien, todas esas veces que mentiste y colocaste la máscara de hipocresía en tu rostro mintiendo acerca de todo lo que sentías dentro de ti, de todo lo que ocultaban tus ojos.

jamás pretendí retenerte a mi lado a la fuerza, jamás pretendí mentirte, sobornarte para que jamás te fueras a mi lado y fue por eso que no fui detrás de ti, fue por eso que no fui corriendo tratando de meterte para que no te fueras. No lo hice por el simple hecho de que jamás me perteneciste, de que jamás pretendí hacerte mío robarte esa libertad que todos merecemos tener.



     Compartir         Compartir