Aún si saber si el amor perfecto existe, si el alma gemela de verdad llegará a completar nuestra vida, desde pequeños la misma sociedad se empeña en mostrarnos una realidad alterna, incluso utópica de cómo debe ser la vida en pareja. Pero, ¿el amor real existe?

Crecemos con la idea de que el amor lo pude todo y que a la vuelta de la esquina encontraremos ese príncipe azul que vendrá a reparar el cuento de hadas que construimos, que tarde que temprano encontraremos a esa media naranja que hará realidad nuestras altas expectativas de vida, que nos haga completamente felices y que venga a cumplir ese “vivieron felices para siempre”.

Lo cierto es que cuando menos te lo esperas la realidad te choca en la cara, nada de lo que nos dijeron los cuentos pasa en la vida real, nadie vendrá a repararnos la vida como por arte de magia.

fly

Estamos confiados a que las cosas en la vida y sobre todo el amor es cosa fácil pero no lo es. Todos conocemos a personas soteras que viven su vida de manera normal, sin llorar por los rincones la desdicha de la soledad, de no vivir en pareja, conocemos a esas personas que una vez creyeron haber encontrado el amor para toda la vida pero que terminaron separándose por no ser lo que esperaban, y ellas tampoco están amargándose la vida, sufrieron el duelo en su momento pero no es historia recurrente.

Lo que nunca nadie nos explica es que el amor más grande que debemos sentir es por nosotros mismos, que el amor que debemos alimentar día con día es hacia nosotros mismos, es la misma vida la que nos enseña a puño cerrado que somos los únicos que estaremos con nosotros el resto de la vida. Que es con uno mismo con quien debemos estar en paz, tranquilos, que solo nosotros sabremos que está mal en nosotros para nosotros mismos repararlo.

La felicidad no puede ser depositada en el bolsillo trasero del pantalón de alguien más. Debemos poner empeño e interés en conocernos a fondo, en sanarnos, en amarnos.

Solo así, estando en paz con nosotros mismos podremos conocer que es lo que en verdad necesitamos, una vez completos encontraremos a esa pareja que nos motive a ser mejor cada día, si vimos esperando a alguien que nos complemente, viviremos vacíos y con relaciones muertas.

Si no te conoces y amas a ti mismo no sabrás de qué manera mereces ser amado, y vivirás conformándote con las migajas que crees que te hacen sentir pleno.

freestyle

La vida es fácil, cuando te des cuenta que un triángulo jamás estará cómodo en el espacio donde debe ir un rectángulo, estarás convencido de que la vida en pareja debe ser por amor, no por necesidad, que es un convenio que te hace mejor persona.

Quiérete, ámate, respétate, sé el primer y único amor de tu vida y deja de buscar a alguien que llene los espacios vacíos que ni tu puedes llenar.

Idea original: Cecilia García



     Compartir         Compartir