Tú mereces a alguien que esté enamorado de tu vuelo y que tenga la certeza de que al nido siempre habrás de regresar, porque sus brazos te habrán enseñado que son tu mejor lugar para amar. Mereces a alguien que, esté tan loco por ti como tú de él. –Stepha Salcas

Tú mereces…

Un amor que te conquiste a la antigua como ya casi nadie tiene la osadía de hacerlo.

Un amor que te llene de detalles y no hablo precisamente de cosas materiales, sino simples gestos que hagan estremecer a tu corazón.

Un amor que te haga suspirar cuando escuches su nombre por ahí.

Un amor que sepa asumir un compromiso, que sea fiel y leal.

Un amor que no te critique ni te juzgue, que no te eche en cara tu pasado ni tus acciones, que mejor busque soluciones y te ayude a mejorar si tú se lo pides pero que jamás, pretenda cambiarte.

Un amor que ame tu esencia por sobre todas las cosas.

Un amor que te erice la piel cuando te acaricie, cuando te bese y te hable al oído.

Un amor que entienda que ir lento es llegar más lejos.

Un amor que se cocine a fuego lento, que sepa que lo que se construye poco a poco y día a día tiene una mejor estructura, es más fuerte y sólido y con nada logra quebrantarse.

Un amor que no piense en lo fugaz, que a cambio de ello te ofrezca la eternidad.

Un amor en donde únicamente sean dos, que cada día vuelvan a elegirse el uno al otro.

Un amor que te mire como a su musa y te cuide como su mayor tesoro.

Un amor que no te baje solamente la luna sino todo el universo entero.

Un amor que haga que cada día te levantes con una sonrisa y por la noche, te vayas a la cama de igual manera.

Un amor que te recuerde cada día cuanto te quiere y te lo demuestre cuidándote, valorándote y respetándote.

Un amor que no tire la toalla a la primera dificultad, que tomado de tu mano derribe cualquier obstáculo y junto a ti sepa afrontar la adversidad.

Un amor que te de seguridad y estabilidad, que cada día te confirme que sus brazos son tu mejor lugar para estar.

Tú mereces…

Un amor que te haga sentir viva, que te haga disfrutar la vida y te llene de locuras cada día.

Un amor que quiera crecer junto a ti, alguien que te ayude a ser aún más grande y que eso en vez de enfadarle lo haga sentir orgulloso.

Un amor que esté contigo en tus fracasos y que en tus victorias te llene de aplausos.

Un amor que deje a un lado el orgullo sobre todo si este le hace distanciarte de ti.

Un amor que sepa pedir disculpas y que tenga la suficiente humildad para aceptar las que vengan de parte tuya.

Un amor que nunca te sienta segura ni deje de conquistarte y elegirte cada día.

Un amor que acepte tus defectos y se muestre también como un ser imperfecto y a pesar de todo ello ambos sepan que no pudieron hacer mejor elección.

Un amor que te abrace fuertemente cuando temes, que te proteja incluso de ti misma si es necesario.

Un amor que te transmita calma cuando le miras a los ojos y que ellos no reflejen más que la verdad.

Un amor que no mienta, que no traicione y que no dañe.

Un amor que te haga sentir plena y viva aun sin tocarte.

Un amor que esté cuando todos se han ido, que te preste tu hombro si quieres llorar y que lama tus heridas si te han herido.

Un amor que te haga brillar y te permita volar, que tenga la seguridad de que a su lado volverás.

Tú mereces…

Un amor que siempre te de tu lugar.

Un amor que en lugar de dudas o pretextos te llene de besos, de caricias y abrazos.

Un amor que no tema mostrar su lado más humano, más sensible, más cursi y delicado.

Un amor que con sus ocurrencias te haga reír hasta la locura.

Un amor que nunca pero nunca se avergüence de ti, que tomándote la mano te lleve al recorrer el mundo, que incluso a sus amigos les presuma lo feliz que es junto a ti.

Un amor que en vez de palabras te regale hechos.

Un amor que te inspire, que te nutra, que te haga florecer.

Un amor que sea eterno, que ante cualquier tormenta él sea tu sol que en esos días habrá de resplandecer.

Un amor que te haga ver cada día que alguien mejor como él, no pudiste tener.

Un amor del bueno, puro y sincero, de esos que se la juegan, de los que arriesgan y que por ti todo apuestan porque tú vales la pena.

Tú mereces un amor bonito si o si, nunca bajes tu valor ante ninguna situación, quien te habrá de querer hará todo por poderte merecer.

 

Autor: Stepha Salcas (Diario De Una Bipolar)

Derechos de Autor.



     Compartir         Compartir