En el momento en que todo termino pensaba que el dolor que sentía en ese momento jamás desaparecería, pensaba que tal vez mi vida amorosa ya estaría terminada, que no encontraría a otra persona como tú y que jamás la felicidad volvería a tocar las puertas de mi corazón, pero estaba totalmente equivocada. Durante los primero días fuiste tan frío, tan seco, como un desconocido que solo buscaba alejarse de la manera más arrogante posible, un hombre que tenia el ego por encima de él porque sabia que una mujer en esos momentos se encontraba destrozada y con lágrimas en los ojos a causa suya, y no lo negaré, era cierto.

Con el tiempo, con la distancia y con la mera en la que comenzabas a tratarme pude darme cuenta de muchas cosas que en el pasado no podía ver, me di cuenta que el final de cuentas así es la vida, que la vida tiene sorpresas durante el camino que pueden ser buenas y muchas de las veces son malas, pero que al fin de cuentas es el camino de la vida y uno tiene que acostumbrarse a pasar por ellas. Me di cuenta que no eras tan necesario porque las personas van y vienen, comprendí el por qué las personas pasan de una relación a otra, diciendo un ‘te amo’ un día a alguien y al otro decírselo a una persona diferente, comprendí el amor no es seguro, que el amor puede llegar en cualquier momento y sin avisar, puede llegar y cambiar en cualquier instante. Comprendí que un día podría llegar alguien más que puede tomar tu lugar y que por esa misma razón no vale la pena esperarte, llorar y culparme porque no pudimos estar juntos.

Sigues ignorando, sigues tratándome de la misma manera. Piensas que sigo sufriendo por ti y que sigo recordando cada parte de ti, pero ya no es así porque logré darme cuenta de que no eres lo mejor, de que ahí afuera hay personas que valen realmente la pena, que valen la pena entregarles tú tiempo y que de en vez de estar dentro de la obscuridad sufriendo en soledad puedo aprovechar esa parte de la vida para aprender y comenzar a vivir cosas que tal vez a tu lado nunca podría. Sé que estaba enamorada y aún un poco de amor queda aquí dentro de mí, pero también sé que la vida vale más la pena que una relación que en cualquier momento terminaría, así que cada día me dedico a encontrar cosas que tomen tu lugar, cosas que me hagan sentir viva y que no tenga la necesidad de buscarte jamás y mucho menos derramar una lágrima más por ti. Encontrarás a alguien más, lo sé y al pensarlo aún se produce un dolor como un rayo que cae en el corazón pero debo aprender a vivir con ello, aprender que no siempre se gana pero que siempre existe la oportunidad del intento. Cada día te olvido, vas desapareciendo, esfumando cada momento, cada recuerdo hasta que no quede huella de ti.



     Compartir         Compartir