Aún recuerdo lo deferente que eras cuando me enamoraste, como te esforzabas por estar conmigo, por hacerme el día con algún comentario, o simplemente haciéndome reír a carcajadas, aún recuerdo la forma en que me sedujiste con letras de canciones, con cartas, con detalles quizás pequeños, pero todo eso fue tan hermoso que hizo contraste con mi vida aburrida, me llamaste tanto la atención, que añoraba que me pidieras que fuéramos novios, incluso alguna vez me paso por la cabeza que si tú no me lo pedias, te lo pediría yo. Así de loca me tenías con todo el tiempo y la atención que me dabas.

Pero después de que te dije que sí, simplemente cambiaste, te transformaste en una persona común, como todas las que ya conocía, cada vez fueron menos tus detalles, y el tiempo que compartíamos juntos, cada vez estabas más “ocupado”, cada vez caía más y más en tu lista de prioridades, hasta llegar el punto en que no nos veíamos ni una vez a la semana.

Al principio intente llamarte, buscarte, a veces incluso pensaba que podías estar enfermo o algo así, pero pronto me di cuenta que solo era desinterés por verme, y ese mismo desinterés comenzó a invadirme, pero alguien nuevo llegó.

Todo comenzó como una amistad, él tiene una plática muy agradable, podemos pasar horas hablando de todo y de nada sin aburrirnos, no sé si se acercó a mí porque me vio triste o simplemente porque el espacio que deberías estar ocupando tu estaba vacío, pero al igual que tu cuando comenzamos a conocernos, él me hacia reír, de pronto toda esa soledad que me invadía se disipo.

Para ser sincera nunca me plantee enamorarme de él, ni que saliéramos alguna ves más allá de una simple relación de amistad, no voy a negar que tú eres más guapo, pero el definitivamente me hace sentir mucho mejor cuando estamos juntos, y llego un momento en que me descubrí emocionada porque sabía que lo iba a ver, me di cuenta que mis emociones por el habían cambiado y que ahora eras tú el extraño, que cuando íbamos a vernos sentía pesar por no poder estar con él.

Hace poco me pidió que fuéramos novios y aunque no nos hemos dado un solo beso desde que lo conocí, mis labios añoran sentir el sabor de los suyos, el me hizo sentir de nuevo como lo más importante de su mundo y no veo razón para no darle una oportunidad, a aquel hombre que se ha ganado mi cariño con tanto esmero, por eso quiero terminar hoy contigo, quiero comenzar una nueva historia con él, pero no quiero que tangas una sola razón para reprocharme nada, hasta el día de hoy él y yo solo hemos sido amigos, hasta el día de hoy tú eras mi hombre, pero el mañana le pertenecerá a aquel que tuvo el tiempo y el gusto para hacerme sonreír, para aquel que me pone siempre en primer lugar.

Quizás después de decirle que sí se convierta en alguien como tú, pero si eso pasa simplemente le diré adiós, así como hoy te lo digo a ti.
Autor: Sunky



     Compartir         Compartir