Tu llegada fue tan fácil como tu despedida…

Es ahí mi mano junto a la suya, sentir esa complacida mirada de disfrute a su lado. Es un paz sus ojos marrones en la cual te atrapa y no puedes dejar de notar lo bonito que se ve sus ojitos achinados cuando florese su sonrisa, esa sonrisa picara en la cual su boca se compacta y en eso resplandece sus dientes intactos, hermosos. Me haces sentir mágica, su mirada, su sonrisa, sus pestañas parpadeando mientras el mira mi boca me vuelve loca. No sé si es amor, pero me tiene encantada solo disfruto escucharlo, verlo, besarlo.

Mi parte favorita es ver su cara de concentrado contando algo y que en suspiro le robe un beso mientas el me mira y me sonríe se ve todo tan perfecto, dicen que “El tiempo se va rápido cuando la pasas bien”, mi tiempo a su lado se desase como agua sera tanta las ganas de vernos que no nos sobra espacio lógico para el tiempo que necesitamos, siempre queda esa chispa de necesidad .

Eres el resplandecer de mis momentos, eres ese punto medio que eleva mis expectativas, no eres mi necesidad, pero si eres mi encantamiento. Recordando esos recuerdos donde te escribía y veo lo fácil que se veía tú llegada por que sentía amor, pero ahora entiendo el encantamiento que sentía, sos esos amores fugases, esos que vienen y destruyen tu paz te da vuelta los sentimientos y se van.

mal-de-amores

Renacieron sentimientos de amor, risas , lindo recuerdos a su lado pero ese cuento de encantamiento empezó atormentarse con la fría realidad, y fue congelando los momentos con miradas esquivas, besos sin sabor, desapareció ese calor que sentíamos con tan solo frotarnos las manos. Se congelo, nos congelamos en una realidad ilusa, cruel y veo como esos momentos se van quedando atrapados en la nada perdiéndose en un vació estragos y doloroso.

Que ilusos fuimos, cobardes no sé cual seria la detonación exacta, pero dejamos esfumar todo y estamos aquí siendo testigo que el tiempo arrastre todo. Eras mi encantamiento y ahora mi realidad, esa realidad que te dejo marchar.

Por: Brenda Mazarelli.



     Compartir         Compartir