Nos juramos amor eterno aquel día, dijimos que compartiríamos la salud y la enfermedad, y que estaríamos en las buenas y las malas, pero al parecer la única que se tomó en serio esa promesa fui yo, porque tú siempre has demostrado un completo desinterés en que yo esté bien, te la has vivido maltratándome de todas las formas que se te ocurren, siempre culpándome de los problemas que tenemos incluso cuando eran situaciones que solo estaban bajo tu control.

Aun así quise darle tiempo al tiempo, creí que madurarías al menos lo suficiente para que me pudieras brindar un trato digno, pero ya comprendí que eso nunca va a pasar, dices que te he dado los mejores años de mi vida y que ahora ya nadie me va a querer, con respecto a si alguien me quiere o no creo que es tiempo de averiguarlo, y sobre aquello que dices sobre los mejores años de mi vida te estas equivocando, porque para mí han sido los peores, he vivido sufriendo desde el momento en que comenzamos a vivir juntos, así que aunque es verdad que te brinde la mejor etapa de mi juventud creo que puedo tener muchos mejores años separada de ti.

Siempre me he quejado porque tú nunca me has dado el respeto que merezco, pero me doy cuenta que yo tengo también la culpa sobre eso, pues debí exigirte que me respetaras no pedírtelo, ese tipo de cosas deberían ser de sentido común, pero ni tu hiciste por darme mi lugar, ni yo tuve el carácter para exigírtelo como debí hacerlo.

No sabes la cantidad de dudas que tenía al respecto, sé que ya no puedo tener una boda vestida de blanco, sé que las cosas serán más complicadas en muchos sentidos, pero también sé que lo que tú me das no lo quiero, y que desgraciadamente nunca vas a cambiar por cuenta propia, no sabes cómo me duele, porque a pesar de todo siempre te amé con todo mi corazón, pero por amarte de manera desmedida deje de amarme a mí también, y creo que es tiempo de ponerme como prioridad, ya que si no lo hago yo tu no lo harás, sabes bien que no me deje nada, todo te lo di, te di mis mejores ilusiones, me entregue por completo a ti, pero tú nunca supiste valorarlo.

Sé que no te vas a creer lo que dice esta carta, incluso sé que pasaran tal vez semanas hasta que seas capaz de aceptar el hecho de que me fui de verdad y de manera definitiva, porque estabas tan convencido que a pesar de todo nunca tendría el valor para alejarme de ti, y ese fue tu peor error, porque fue precisamente por ese pensamiento que nunca cuidaste de mi al menos como yo cuide de ti.

Autor: Sunky

 



     Compartir         Compartir