La ilusión de haberme despertado hoy, fue porque pensé que por fin te vería, pero una vez más como hace ya varias semanas me ignoraste, me evades, me evitas, ya no quieres verme.

El día de hoy, solo quería saludarte, quizá poder abrazarte y decirte que te extraño, extraño el caminar de tu mano, y el decirte despacito que te quiero. Me siento sin rumbo, pues ahora camino sola, sin ti.

Extraño los días que pasamos juntos, las veces que estuviste para mí cuando te necesite, y las veces que incondicionalmente estaba para ti cuando con pena y lleno de amor me decías “te necesito”. Extraño verte llorar y hacerte reír.

Ya no quiero ver tu sonrisa en la cara de algún desconocido que miro en la calle, pues aun todo me recuerda a ti, todo me recuerda el tiempo que estuvimos juntos, extraño cuando los dos éramos uno.

sad

Me duele saber que tu conmigo solo jugaste, pues me dejaste enamorarme de una persona que no eras, me ilusionaste, me enamoraste, para después solo dejarme hundida en mi propio dolor, alimentando cada vez más esta notoria depresión que me dejó tu adiós.

No sé qué es lo  que me duele más, que me hayas dejado sin explicación alguna o que tu si pudiste olvidarme de inmediato y seguiste tu vida, tal parece que hasta mejor que cuando estabas conmigo.

Ahora solo quiero decirte que en realidad quería verte para decirte que te extraño, sé que no recapacitarás y no volverás, pero es algo que tengo dentro y necesito sacar para poder cerrar, para poder crecer.

Te deseo lo mejor, pues aunque tú eres ahora mi gran depresión, no te guardo rencor, lo que viví contigo fue algo especial y con eso me quiero quedar.

 

Me duele tanto decirte que no te has ido de mí, aunque no estés aquí.



     Compartir         Compartir