Hoy fue un día cualquiera, sin nada fuera de lo común, o al menos eso creí, me desperté con la idea de que hoy sería el día en que me verías, me saludarías como siempre lo hacías, y digo lo hacías por que hace semanas que me evades, te escondes de mí, ¿tienes idea de la felicidad que se siembra en una persona con el solo hecho de pensar en el ser al que ama? Hoy solo quería saludarte, solo decirte hola…

alone

Quería saludarte y aprovechar para decirte que te extraño, que me ahoga el sentimiento de no tener tu mano para que guie a la mía por las calles llenas, las mismas calles que ahora están vacías porque por más que mis ojos te buscan, llenos de agua se da por vencidos al no encontrarte.

Quería decirte que te pienso, que con el espíritu roto, muero por saber que le pasó a ese nosotros que me daba una sonrisa en la mañana, ese nosotros que era para siempre, que pensaba que sería para siempre. Esa seguridad que me daban tus brazos, ahora es una dolorosa incertidumbre, tan dura y fría que mí corazón se rehúsa a pasar otra vuelta a la tierra sin ti.

¿Te cuento que más quería que pasara hoy? Quería mirarme en tus pupilas y con un beso decirte que añoro abrazarte hasta que me duelan los brazos, decirte que extraño las ojeras de mi cara, ocasionadas por pasar toda la noche hablando de bobadas, esas son las ojeras que me gustan, pues las que mi rostro luce ahora, son las producidas por pensarte, por extrañarte, por querer recorrer cada centímetro de ti con mis manos, con mis ojos, con mis labios.

miss

Extraño esa persona que me enseñaste que podía ser, extraño reír hasta que se me entuma la cara y no solo hacer una mueca fingiendo estar bien, lo cierto es que sigo buscándote deseando encontrarte. Lo cierto es que busco tu sonrisa en la cara de algún desconocido que me topo en la calle, lo cierto es que en cada abrazo espero sentir la dulzura de tus brazos, pero la realidad es otra.

Esta cara larga y con lágrimas en los ojos es porque ya no estas.

Lamento decirte que sigues estando presente en mí a pesar de que yo ya no figuro para ti.

Idea original: El Acorazado



     Compartir         Compartir