¿Estás dispuesta a todo por tu belleza? Pues entonces presta atención a los más extravagantes tratamientos de belleza y busca tu preferido.

Facial de oro

El oro se usa desde hace siglos en belleza, pero con un sistema algo difícil de utilizar y, por supuesto, costoso. Se trata de oro 24 quilates disuelto con un innovador método japones, combinado con materiales naturales y dispuesto en forma de mascarilla.

La piel queda con un hermoso brillo dorado, elástica e hidratada. Este tratamiento rejuvenecedor y revitalizador cuesta nada más ni nada menos que $50.000

Masajes con diamantes

Los diamantes no solo sirven para la joyería, sino que últimamente se aplican en tratamientos de belleza. La actriz Mila Kunis es una de sus fanáticas, que gasta $7.000 por sesión facial. Se trata de un millón de dólares en diamantes dispuestos sobre alguna parte del cuerpo para hacer con ellos un masaje que genera un “brillo lustroso” en la piel.

Baños con Evian

Un exclusivo hotel de Florida ofrece a sus huéspedes sumergirse en una bañera repleta con 1.000 botellas de agua Evian y pétalos de rosas.

Trufas y caviar

En ciertos centros de belleza puedes pedir un lavado de cabello con champú de trufa y un tratamiento capilar con caviar, el cual no solo sirve para el pelo sino que también se incluye en costosos tratamientos para la piel. ¡Y pensar que muchas de nosotras ni siquiera se puede dar el lujo de comerlos!

Baño de cerveza

Dicen que un baño de cerveza le aporta a la piel vitaminas, proteínas y sacáridos necesarios, haciendo que se vea suave y regenerada. Es por eso que la Cervecera Checa Chodovar instaló un spa en su fábrica, en donde se proveen baños de inmersión en cerveza, luego un tiempo envuelta en una manta de lana, para finalizar con un relajante masaje.

Baño de vino

Si no te gusta tanto la cerveza, puedes optar por el vino. El Kenwood Inn & Spa se especializa en utilizar extractos de uva y de sus semillas para rejuvenecer la piel y retardar el envejecimiento. ¿Te animas?

 

Fuente: www.imujer.com

 



     Compartir         Compartir