La hipnosis clínica es uno de los tratamientos más efectivos y recomendables para el dolor crónico. Teniendo en cuenta que es unapatología multifactorial, es necesario que el tratamiento se realice desde una perspectiva bio-psico-social.

El protagonismo de la hipnosis clínica para el tratamiento del dolor crónicocada vez resulta más evidente, ya que adopta un papel decisivo en la mayoría de los casos para conseguir reducirlo o eliminarlo.

El dolor es una sensación subjetiva, la forma en que afecta siempre depende de la persona que lo sufre. Los factores psicólogicos que engloban a cada persona, son los puntos más decisivos en esta patología. La importancía del tipo de afrontamiento que tiene cada persona, va  a determinar en gran medida el sufrimiento.

Se sabe que los factores psicológicos personales influyen mucho en la manera de manejar y sentir el dolor. Dos ejemplos que demuestran esta influencia pueden ser la existencia de fenómenos tan comunes como:

– el dolor sin herida,

– y cuando hay ausencia de dolor aún existiendo una herida profunda.

El poder de la hipnosis es enorme, en el tratamiento del dolor, esta técnica principalmente trabaja sugestionando a nuestro cerebro para que consiga estados mentales en los que no hay dolor, y luego generalizar este estado el  máximo de tiempo posible.

Las sugestiones que se consiguen con la hipnosis son tan profundas y tienen unos efectos tan potentes, que incluso hay especialistas que realizan  operaciones quirúrgicas, que generalemente requieren anestesia, sin ningún tipo de anestesia, sólo aplicando al pacientetécnicas de hipnosis.

El dolor crónico es una patología que cada día afecta a más personas, debido entre otros factores, al estrés y a las cargas que estamos expuestos en nuestro día a día. La vida de una persona con dolor crónico se ve mermada hasta puntos inimaginables, ven coartada su libertad y poco a poco se van encerrando en si mismas, perdiendo la capacidad de tener una vida social saludable.

Por todo esto, la hipnosis clínica cada vez está más presente en los tratamientos psicológicos en general, y en el caso del dolor crónicoes una herramienta muy recomendable de incluir, ya que los resultados que se están obteniendo lo avalan.



     Compartir         Compartir