Nos encanta alardear que odiamos la hipocresía, que las mentiras no nos van, que deberíamos alejarnos de las personas falsas que tratan de reflejar algo que no son, pero mi pregunta es… ¿Y cómo te deshaces de ti, como controlas las mentiras que te das a ti mismo jurando que las crees?

Por más que lo intentemos siempre tendremos una serie de caretas distintas para mostrar. ¿No me crees? Te pongo un ejemplo, que pasa cuando estas destrozado por dentro, cuando mueres te tristeza o de preocupación, cuando tus ojos están llenos de lágrimas con un sentimiento diferente cada una, tus ánimos son tan bajos que simplemente no tienes ganas ni intención de lidiar ni escuchar falsos buenos ánimos de la gente, cuando la inevitable pregunta, ¿Cómo estás? O la de, ¿qué te pasa?, convencido de que es lo correcto tu contestas… ¡estoy bien!, o ¡no pasa nada! ¿Eso no cuenta?

alone

Eso de que todo cae por su propio peso, es cierto ¿sabes?, pero también lo es eso que dicen que nadie sabe lo que trae el costal, más él que lo trae cargando. Guardar la compostura mostrando caretas con sentimientos diferentes a los que de verdad se tienen no es fácil, y es pan de cada día.

El pasado a veces habla más que nosotros en el presente, nos marca, nos deja cicatrices difíciles de tapar, pero nos empeñamos en hacerlo, unos suspiros grandes, una secadita de lágrimas, una mueca torcida simulando una sonrisa, y a seguir con la vida como si nada pasó nunca.

Por orgullo, no nos gusta que nos vean débiles y vulnerables, a veces pensamos que nuestros problemas son solo nuestros, los guardamos con recelo en nuestro costal que llevamos en el espalda, y se nos olvida que si existen los amigos, no es para victimizarnos con ellos como a veces pensamos, si no para poder aligerar nuestra carga, si bien ellos no  tendrán la solución, el simple hecho de contarlo es un gran desfogue para el alma, dicen que mientras más veces cuentas tu drama, más rápido se convierte en comedia.

El uso de máscaras no es algo que se pueda evitar, es más de manera inconsciente la misma sociedad nos impulsa a ello, por ejemplo, el llorar en público no está bien visto, por ello generalmente se hace esta actividad mientras estamos ocultos. Pero ¿por qué debe avergonzarnos el llorar?, así ha sido durante siglos en la sociedad. Por eso nos escondemos para sentir. 

smile

Te has puesto a pensar que cada que finges estar bien, cuando en realidad no lo estás, solo estas echando peso muerto a cuestas, a mas caretas, mas sentimientos muertos en tu costal,  cada vez será más complicado andar, cada vez te costará más trabajo sentirte en libertad, poco a poco estas prisionero de tus propios recuerdos y sentimientos, llegas a formar cierto apego y dependencias. Hasta que estés libre de apegos y de sentimientos ocultos, es como encontraras la verdadera autenticidad.

Ten cuidado de cómo te comportas con los demás, recuerda que si tú cargas ese costal de pesados sentimientos es porque la sociedad no te dejó sacarlos a tiempo, así como tú, tu mejor amigo está cargando un iceberg igual o más pesado que él tuyo, aliéntalo a aligerar la carga, enséñale a quitarse las caretas y desnudar el alma.

NO JUZGUES… no sabes la cantidad de lágrimas con la que está formada esa sonrisa que vistes en la calle.

 



     Compartir         Compartir