Nuestra vida juntos era cada día más perfecta, teníamos dos hermosos niños que la llenaban de alegría, creo eso solo lo sentía yo pues tu primera infidelidad no se hizo esperar.

Aún recuerdo claramente como me sentí, completamente destrozada, pensaba que sin ti, mi vida era nada, y vi como todo lo que éramos y teníamos juntos se caía en pedazos.

Alone-sad-

Tuviste el coraje de pedirme que habláramos, que no podíamos dejar las cosas así, me convenciste, hablamos, me dijiste que ella no significaba nada para ti, que yo era la mujer con la que querías estar, que solo fue un desliz, no te cansabas de pedir perdón de pedirme otra oportunidad, dijiste que me amabas y que no querías que te dejara y que pensara en los niños y te diera una segunda oportunidad, total, todos la merecían.

Creía que eras el hombre de mi vida, no quería que mis hijos, que nuestros hijos crecieran sin su padre, y te vi tan arrepentido que estúpidamente te creí, te perdoné. Al principio parecía que el aquel hombre, el dueño de mi corazón, no sé de dónde pero había vuelto, me tratabas como la princesa que decías que era cuando éramos novios, me llenabas de detalles, jugabas cada tarde con los niños, y volviste a ser el hombre cariñoso y perfecto del que me enamoré, pero, ni ¿tú te la creíste verdad?

Un día al llegar del trabajo, me saludaste como siempre pero de nuevo olías a ella, comprendí que solo creaste una falsa ilusión, que no cambiarias jamás, fue en ese momento cuando decidí que lo mejor sería que cada quien viva por su lado, que permitirte dormir en mi cama, solo me convertía en el juguete de un hombre al que no le importo, ni yo, ni sus hijos, pues con quien sabe cuántas has estado viéndome la cara, si de verdad fueras el padre que presumes ser, no les darías las sobras de tu tiempo porque el resto lo pasas con ella.

Así que mejor toma esa libertad que tanto quieres, pues cuando nos casamos juraste que sería la única, ya no quiero desvelarme más por ti, pues esperándote preocupada paso la noche entera sin dormir, y cuál es mi sorpresa que al regresar, estas más que bien, pues vienes de estar con ella.

niños tristes

Espero no vuelvas a poner a los niños de pretexto, pues definitivamente estarán mejor sin ti, estarán mejor sin escuchar nuestras discusiones, ya no quiero ver sus caritas preocupadas preguntándome, ahora ¿por qué me hiciste llorar?, al principio será duro para ellos, pero con el tiempo comprenderán que fue lo mejor, tanto para ellos como para nosotros, no soy más tu juego y en su momento lo entenderán. Ni siquiera pretendas que te los vas a llevar, pues entre tanta mujer, no creo tengas tiempo para cuidarlos como se merecen,

Por mi parte me quedaré con los buenos recuerdos que tuve contigo, espero hagas lo mismo pues así será más fácil esto del divorcio tanto para ellos como para nosotros, nunca me negaré a que tengas contacto con ellos si así lo deseas y creme, jamás voy a ponerlos en tu contra, pues eres su padre, y son frutos de un gran amor, aunque de él ya no quede nada.

Espero encuentres en alguna de tus mujeres lo que no tuviste conmigo, deseo de todo corazón que seas feliz, y no te guardaré ningún rencor, pues aunque me hiciste sufrir como nadie, también  me hiciste sentir plena y  feliz y lo seré siempre, porque gracias a ti, CONOZCO LA DICHA DE SER MADRE.



     Compartir         Compartir