Toda mujer tiene dentro de ella a una guerrera que jamás se rendirá, a una guerrera que sin importar la adversidad, nos abre paso para salir victoriosas y con la frente en alto. Una guerrera que jamás nos dejará caer, y que si hemos resbalado, no estará en paz hasta vernos de nuevo en pie.

Una mujer que deja fluir a su guerrera interna, es una mujer que se tiene a sí misma, es una mujer completa que  no necesita de mitades y migajas para salir adelante, es una mujer que pinta cada día con miles de colores, que plasma en el sonrisas contagiosas, es una mujer firme, libre, fuerte que no se deja vencer y no se doblega, por el contrario, ella acomoda cada hecho en su vida como mejor le conviene, ella no sufre por la caída, pues sabe gozar cada que se levanta.

-mujer-bella

Muchas veces dudamos de la existencia de esa fuerte guerrera, y es porque, nos hacen tantas agresiones, nos encuentran tantos defectos, y nos los hacen notorios recurrentemente, que pensamos que son verdad, y sofocamos el grito desesperado de nuestra guerrera interna que nos dice todo lo contrario, pero es que, lamentablemente es más fácil creer las cosas negativas, que defender nuestras aptitudes positivas. Es cuando se ahoga, sufre y casi apaga su luz, pero no lo logra, un respiro, y la guerrera interior vuelve a resurgir de entre las cenizas cual ave fénix. Por eso, déjala respirar, déjala expresarse libremente, deja algunas veces que esa guerrera sea tu consciencia y que actué por ti, no sabes lo satisfactorio que puede resultar.

Lo ideal sería hacer cada día una depuración, sacar toda la basura que nuestro interior recolecto, para poder dejar salir con fluidez a nuestra guerrera, evitar que cosas sin importancia nos hundan y permitir a nuestra guerrera trabajar con interesa en las que de verdad pueden hacernos daño, pero como nuestra guerrera esta libre, despejada, le has quitado ya los complejos, tendrá la garra para lidiar y acabar a la brevedad con el problema.

Deja de querer encajar a la perfección en el mundo, cada cabeza es un mundo es imposible querer estar ensamblada en todas, tal como nos dice Clarissa Pincola Estés… “Si has intentado encajar en algún molde y no lo has conseguido, probablemente has tenido suerte. Es posible que seas una exiliada, pero has protegido tu alma… Es peor permanecer en el lugar que no nos corresponde en absoluto que andar perdidas durante algún tiempo, buscando el parentesco psíquico y espiritual que necesitamos. Jamás es un error buscar lo que una necesita. Jamás.”

mujer-ojos-cerrados

Ahora ya lo sabes, cuando te sientas perdida, triste, derrotada, o simplemente no encuentres la salida a cualquier circunstancia, es probable que hayas sofocado a tu guerrera, respira, despeja tu mente, borra la basura acumulada, y déjala salir. Siempre, siempre va a estar en ti.

 

Una mujer no necesita a nadie que la complemente siempre y cuando se acepte por completo.

 

 



     Compartir         Compartir