Esa tarde, mi abuela descubrió mis ojos tristes, así tan sola en mi habitación, intenté cambiar el semblante  para que  no se diera cuenta de  lo mal que la estaba pasando, pero fue inútil; me conocía tan bien, que cualquier intento por ocultar mis desdicha resultaron en vano.

Cuando la tuve enfrente, ya sin oponer resistencia, la abrace con fuerza, y por fin, después de muchos meses reprimiendo las lágrimas, lloré como niña pequeña, con la respiración entrecortada y suspiros que me ayudaron a limpiar mi alma.

dejarlo ir 2

Ella me dejó llorar por un largo rato, acariciando mi cabello, besando mi frente; yo, aferrada a sus brazos como tantas veces. Ella me hacía sentir protegida, como si después de todo, mis problemas no fueran tan graves como  yo pensaba, ella tenía ese poder, de sanar mis heridas con un beso, con un simple abrazo.

Aquella vez, mis lágrimas se debían a la desilusión de  un amor que no fue sincero, era la primera vez que rompían mi corazón, por supuesto yo no sabía cómo reaccionar; llevaba varios meses hundida en  la depresión, creyendo que nunca podría salir de aquel túnel oscuro en el que me había hundido.

 

Después de algunos años, entendí que todo dolor se supera, que cada caída es una prueba que nos da fuerza, que como decía ella, no hay mal que por bien no venga…

 

Y así fue, después de aquella tarde, entre los brazos de mi abuela, con sus sabios consejos, con sus palabras que agrandaron mi conciencia, supe que tengo la inteligencia para asumirá los dolores con entereza.

miss

He dejado de ser una niña que se hunde en sus tristezas, ahora soy una mujer que no tiene miedo a lo que venga; ella me hizo comprender que  nada es eterno, que la vida está compuesta por momentos efímeros que no tienen vuelta.

 

Ella que seco mis lágrimas, que me enseñó a mirar de frente y caminar con firmeza. Ella ya  ha partido, pero me ha dejado su recuerdo, sus consejos, me ha heredado su fortaleza

 

Nunca olvidaré sus palabras…

La vida está hecha para  disfrutar y sonreír; no te aferres, cuando algo no es para ti, tienes que dejarlo ir.

 

 



     Compartir         Compartir