Y fue así, como un día casual en el centro comercial, se convirtió en una de las más fuertes experiencias en mi vida, en muchos aspectos, pues de la nada, supe lo que es tener una muerte instantánea estando con vida, sentí como me extirpaban el corazón y sin anestesia, pude escuchar con claridad cada uno de los “chasquiditos” de mi interior, y sonó como si mil botellas de cristal cortado se hubieran hecho añicos en un instante, y muy acertado el sonido pues eso fue lo que pasó en cuestión de segundos conmigo, me rompí todita, me quedé paralizada solo pude estrangular la mano de mi amiga, y seguirlo con la mirada.

couple

Así es, pese a que sabía que sería inevitable, que en algún momento de la vida nos encontraríamos de nuevo, no fue ni  siquiera parecido a como me lo imagine, encontrarme con el que creía el amor de mi vida, mucho tiempo después de terminar, y que fuera de la mano de otra, termino por aventarme en “home run” mi corazón.

Ha pasado ya mucho tiempo desde la última vez que converse con él, fue una charla pequeña, pues claro fue la charla del adiós, fueron 5 minutos en los que me dijo que me quedara con el mejor recuerdo de lo nuestro, que él así lo haría, y sin más se fue, solo fueron 5 minutos pero en mi mente revolotearon años de anécdotas, años de risas, y buenos tiempos, y pese a los buenos momentos como me dijo, no dejaba de echarme la culpa, no dejaba de pensar en que fue lo que hice mal para que decidiera irse. Solo quería superarlo pero si he de ser franca, era poco lo que recordaba de mi vida lejos de él. Derrumbó mi mundo de una patada, llevándose mis ilusiones en los bolsillos del pantalón.

Como dije al principio, fue todo un coctel de emociones, me sentí devastada, y no fue peor porque él no me vio, me rompí de nuevo, pero al mismo tiempo fue la luz que me hacía falta para darme cuenta de que toqué fondo, que ya no podía denigrarme más por su causa, el verlo y con otra, me abrió los ojos y puso palabras en mi boca que jamás pensé que iba a decir por mí misma, y esas palabras fueron, “definitivamente valgo más”, me caí y me levante en el mismo momento, descubrí que cuando una dice, “no me puede ir peor, mi vida se terminó”, es la vida misma la que se encarga de ponerte en situaciones aún peores para que veas que si puedes, solo te hacía falta un empujoncito.

Comprendí que a pesar de las lágrimas que le dediqué, la vida sigue, y todo está en movimiento, yo maduré, y aunque me costó trabajo ahora se perfectamente que solo me aferré a él, por falta de experiencia, que hay miles de peces en el mar, y algunos son mucho mejor que él, pero mí terquedad no me dejaba ver más allá.

sleep

No le deseo ningún mal, tampoco un bien, simplemente le digo que cada quien obtiene lo que merece, que la vida da muchas vueltas y que quizá ahorita está arriba y no le importa las manos y el corazón que piso, pero que cuando baje las verá de regreso.

Con eso cierro de tajo ese capítulo de mi vida, que si bien me trajo felicidad en su momento, ahora solo corto sin más cada cosa que nos unía, por fin puedo cerrar el círculo de mi vida que lleva tu nombre.



     Compartir         Compartir