No quiero que llegue el día en el que todo lo nuestro te parezca algo normal, el día en el que estemos juntos sólo por costumbre. Me da miedo pensar que llegue el momento en el que ya no te provoque excitación mi desnudez, que ya no te den calor mis abrazos o que ya no sientas nada al besarte.

Deseo seguirte mimando como hasta ahora, sacarte mil sonrisas, levantarme por la mañana y darme cuenta de que me estás preparando el desayuno, hacerte un café por la tarde mientras lees tu revista favorita. Me gusta que me traigas un vaso de agua cuando tengo sed, que me acaricies por detrás mientras estoy lavando los trastes o que me des un beso espontáneo cuando estamos viendo la TV.

Me fascina que pongas un pretexto en el trabajo para salir temprano a verme, que me lleves de paseo a nuestro parque predilecto, que me compres un helado y que caminemos juntos mientras observamos los pajaritos en los árboles. Me encanta que, cuando yo me tengo que levantar temprano, te levantes conmigo, aunque tú no tengas que ir a trabajar, sólo para acompañarme a tomar el autobús.

Quiero que te sigas volviendo loco cuando me ves en ropa interior y que te siga encantando quitármela cuando hacemos el amor. Quiero que te sigas ruborizando cuando te digo que eres muy guapo y quiero que tú me sigas diciendo que soy la mujer más hermosa que has visto en tu vida, así sea cierto o no, no me importa, me basta con saber que quieres halagarme. Quiero seguir siendo la mujer de tu vida y la razón por la que sonríes cuando te despiertas. Quiero que no te canses de decirme que me amas, una y otra vez, y que cuando estoy enojada continúes, como siempre, tratando de hacerme reír para que se me pase el coraje.

Te quiero pedir de favor que no te acostumbres a mí. Quiero que nos sigamos sorprendiendo el uno al otro. Que nunca te pase desapercibido mi nuevo corte de cabello o mi nuevo color de labial. Sigue haciéndome reír como sólo tú sabes. Sigue besándome con la misma pasión. Que nuestros días juntos no se vuelvan cosa de rutina. Inventemos nuevas formas de amarnos, nuevas ideas para divertirnos, nuevos planes para fugarnos de la cotidianeidad. No permitas que llegue el día en el que salgamos de casa porque “hoy toca”, en el que hagamos el amor porque “hoy toca”. Convirtamos todos los días en algo extraordinario. Por mi parte, me comprometo a siempre sentirme afortunada y agradecida por tenerte a mi lado.

Autor intelectual: Stella Prado

 



     Compartir         Compartir