O bien puedo hacer lo que nunca he querido hacer, puedo mandarte al diablo, no sufrir por lo que no vale la pena, puedo hacer todo menos llorar por lo que ya no tiene razón, porque creo tener mejores cosas que hacer que perder mi tiempo y mi dignidad llorando por lo que ya no es, por lo que nunca fue. Nos obligamos a tanto, quise amarte desesperadamente porque quería tener lo que veía en todas las demás, quería esa sonrisa rosa naranja en el rostro, brillar como estrella al verte pero me obligue a quererte, no eras el indicado y me obligue a verte como quería.

La basura a su lugar y no tu lugar no es a mí lado, has tenido mucho tiempo para largarte y no has querido aprovecharlo, dices que sabes lo que tienes y que prefieres no irte porque reconoces las ventajas que tengo sobre las demás, aunque no es halago porque un lindo cuerpo lo encuentras donde sea, no me siento orgullosa de eso; al contrario pues me haces sentir un objeto que no quieres dejar de usar. No me hará sentir mal eso, si crees que eso es un beneficio pues puedo jugar a eso, puedo hacerme la bruja maldita que quieres crear con esa actitud y cuando así sea no quiero lamentos. 

No te quedan los lamentos, has creado un monstruo y deberías de estar consciente de ello. Me gusta este juego donde la victima ya no soy yo, donde puedo hacer lo que quiera y sin el dolor del arrepentimiento, has buscado que las cosas sean así, me gusta que las cosas se hayan vuelto a mi favor, jugando sin consideración con el dolor ajeno; con el dolor que también me has hecho sentir, con ese dolor que me ha dejado aprender a ser la maldita mujer que hoy se desquita contigo. 

Comienzo contigo pero el mundo es el límite, hombres que quieran una mujer con la apariencia de inocencia hay muchos y me encanta el factor de la sorpresa, no dejarme de cualquiera; de ninguno en realidad, hacer sufrir al enemigo como un día yo tuve que llorar, como un día tuve que soportar. Hoy en mañana cambia perfectamente a mí favor, lo siento por ti pues no has querido dejar a tu juguete y tendrás que soportar hoy lo que se siente la venganza infundida por el dolor.



     Compartir         Compartir