si fue una sabía decisión el hacerles caso a mis padres; por qué a pesar de la distancia me siento cautiva y encerrada, extraño todo de ti, y ni yéndome a miles de kilómetros lejos de ti, ni pasando el tiempo te puedo sacar de mi mente y no tengo el valor de hacerlo.   A pesar de todos los problemas que tuvimos, sigues siendo la persona de la que alguna vez me enamore y con la que había decidido pasar el resto de mis años juntos, y dejar todo y a todos para luchar por el gran amor que te tengo.

Hablamos diario, varias veces al día nos decimos TE AMO, TE ECHO DE MENOS; y quiero pensar que sea verdad lo que nos decimos. Llego a pensar que en parte fue correcto que me fuera y esté donde ahora me encuentro: Es el lugar donde nació mi papá, la persona que siempre ha estado conmigo desde pequeña, hacía más de diez años que no veía a mi familia, a mis tíos, tías y primos que ahora son padres y conocer por primera vez a esos niños que corren a mi alrededor con una invitación a jugar con ellos; ¡je!  es lindo, aunque a veces me irritan porque no estoy acostumbrada a convivir con personas así. Ante todo, me siento tranquila y de cierto modo feliz, no hay día que no deje de pensar en ti, cuestionándome dónde estás, con quién estas, si ya comiste, cómo te sientes aun piensas en mí, si ¿me extrañas como yo a ti?

Estas son solo de las pocas curiosidades que quisiera responder cómo antes, aunque tuvimos momentos de distancia llegué a conocerte bien, sabía exactamente todo de ti hasta las cosas más pequeñas cuando te cepillabas los dientes y la pasta dental se derramaba en el lavamanos, o cuando terminabas de tomar un baño como me molestaba que saliendo de la ducha mojaras todo el suelo, incluso se la forma en cómo te acomodabas para vestirte o de que lado dormías, grandes cosas que ahora te puedo decir ya no me incomodan por qué te quisiera tener a mi lado que tus brazos rodeen mi cintura y en este momento estar dormidos bajo una manta para cubrirnos este frío que estoy sintiendo en ausencia de tu calor.

Nunca es demasiado tarde para reconocer y aprender de las pequeñas cosas que te hicieron grande ante mi corazón y el amor que aún te tengo.  Te afirmo que ahora valoro los mínimos detalles que quizá tu jamás ni te diste cuenta, valoro las noches o los minutos donde nadie nos interrumpía con una llamada o un mensaje para comenzar a pelear, valoro todo de ti, valoro el sudor que recorría tu frente cuando comías picante, valoro cada paso que diste al caminar junto a mí, valoro todos los momentos que pasamos, porque ni la distancia, ni las personas, ni el tiempo mismo, podrá separarnos, ni hacer que te saque de mi corazón.

QUIERO QUE SEPAS AMOR MÍO, QUE SIGUES SIENDO MI PERSONITA ESPECIAL QUE ME ENAMORO Y LLEGÓ A MI VIDA EN EL MOMENTO QUE MÁS NECESITABA DE TI

QUE TE DES CUENTA DE QUE TODA ACCIÓN QUE HAGAS, AÚN LA VALORO Y ECHO DE MENOS A MONTONES.

TE VALORO A TI POR SER LO QUE ERES EN MI VIDA.

Por: Nayeli Márquez



     Compartir         Compartir