Aún recuerdo el día que te conocí, cuando mi corazón comenzó a latir tan fuerte que sentía que de mi pecho quería salir. Te vi y supe que eras alguien special; te vi y pensé que eras una persona interesante, no como cualquiera, que quizá eras a quien siempre estuve esperando. Intenté acercarme varias veces a ti para descubrir un poco más de quien eras, de que era lo que ocultabas en ese cascaron que tanto había llamado mi atención; sabía que eras diferente y quería descubrir todo de ti.

Aún recuerdo cuando comencé a describir quien realmente eras. Cada vez que conocía otra parte de ti sabía que iba en el camino correcto, sabía que mi corazón tenía razón, que no había jugado conmigo. Cuando  comencé a descubrirte me convencía cada vez más que tú eras esa persona, esa persona que me haría feliz. Insistí e insistí en permanecer a tu lado porque estando ahí era feliz; porque estando a tu lado todo era diferente, las cosas que había pasado y que habían dejado huellas dolorosas en mí poco a poco iban desapareciendo al acercarme más a ti… ¡por fin había encontrado a la persona indicada!

Tanto tiempo esperando, tanto tiempo caminando sin encontrar respuestas, sin encontrar ni siquiera alguna pista de alguien que se podría convertir en el amor de mi vida; pero en un instante, sin darme cuenta tú llegaste a mi vida y te convertiste en parte de mí, en algo que deseaba estar a su lado sin importarme que o quien era. Lograste cambiar cada una de mis lagrimas en pequeñas sonrisas que sabía que solo eran el comienzo. No puedo explicarte lo feliz que me hacía estar cerca de ti, estar a tu lado y encontrar cada día algo nuevo en ti, una nueva sorpresa que me ataba más a ti. Eres la persona perfecta a mis ojos, no cambiaría absolutamente nada ti. Todo me gusta, tu rostro, tu cuerpo, tus caricias y cada uno de esos besos que me has regalado. No puedo quejarme porque todo lo que te compone no tiene excusa, no tiene error.

Por todo esto es por lo que quiero estar a tu lado; es todo esto lo que me hace completamente feliz porque sé que por fin después de tanto buscar encontré a esa persona que me complementa, a esa persona a la cual no quiero perder en mi vida porque es ella quien le da luz y color. Por fin encontré a esa pareja perfecta que siempre quise, que siempre espere. Volvería a pasar cada cosa de mi vida con tal de estar a tu lado, con tal de terminar de nuevo contigo, conocerte y encontrarte en mi vida. No quiero cambiar nada de ti, nada de lo que tú eres. Quiero seguir aquí a tu lado y conocerte aún más, porque quiero descubrir cada partícula de ti, cada centímetro quiero recorrerlo y encontrarme con tu esencia, con esa esencia que te compone y te hace tan único en mi vida.



     Compartir         Compartir