Me importa una mierda que la sociedad exija etiquetas e incluso un papel, si libres somos felices ¿qué más le da al mundo entero? Esta es nuestra forma de vivir y te elegí a ti para compartir lo maravilloso de vivir, incluso, en libertad.

No has llegado antes ni después, de hecho no te esperaba pero tampoco me cerraba a la posibilidad de que un día aparecieras… has llegado justo a tiempo y aunque para nada somos perfectos, esto sin duda alguna es lo que más quiero y deseo.

¿Para qué las etiquetas y los amarres? Si el amor sin libertad dura lo que un estornudo, por eso yo quiero que vueles tan lejos te lo propongas, que salgas, que te diviertas, que conozcas y adquieras experiencias.

No quiero que pidas permiso, simplemente ve a divertirte con tus amigos, ponte tan borracho como se te dé la gana, ¡has locuras! Ríete de tus estupideces, disfruta la vida y cada maldito instante.

quedate

No deseo que nos impongamos un horario, simplemente vernos cuando realmente lo queramos.

No necesitamos demostrarle nada a nadie, por eso yo te quiero libre, pero conmigo. Quiero que con toda libertad me platiques de esas salidas con tus amigos, incluso si una chica te ha guiñado el ojo o si han pedido tu número. Tal vez me ponga un poco celosa pero también orgullosa porque finalmente es conmigo con quien estás.

No existe la obligación de enviarnos todo el día a todas horas mensajes de texto, hazlo y lo haré cuando nos nazca, cuando necesite decirte alguna chorrada que he hecho, cuando quiera decirte algo pervertido o simplemente hacerte saber que te extraño.

Quiero que entendamos que el amor no es complicado, los complicados somos nosotros que no sabemos amar sin tocarnos, sin tenernos ni poseernos.

como-olvidarte

No necesitamos hacer todo juntos para demostrarnos que nos queremos, basta con disfrutar el tiempo que nos demos; estudiarnos, conocernos y aceptarnos. Yo prefiero calidad y no cantidad. No es necesario decir te amo mil veces al día, mis besos, mis abrazos y mis caricias te lo dirán.

Te quiero a ti para reír, para escapar, para volar, para hacer locuras, para llorar, para apoyarme, para refugiarme cuando no deseo saber de nadie, te quiero a ti libre pero conmigo, no quiero caretas, no quiero máscaras, te quiero tal cual, tan imperfecto y tan loco, tan carente de todo un poco pero finalmente tuyo y compartiéndote conmigo. Te quiero así, tal cual porque sé que es la misma forma en que tú me querrás. Quiero un amor de los que no existen más porque ante los ojos de la sociedad no es lo correcto pero mientras nos amemos que el mundo ruede ¿no crees?

Quiero que me retes y me ganes. Que me corrijas y cuando caiga que me levantes.

que-si-te-amo

Quiero que hagamos el amor en los lugares más inusuales, ser tan niña y tan mujer, que me despiertes en medio de tu borrachera, que me sorprendas de vez en cuando, que hablemos de nuestros sueños aunque incluso estos los realicemos por separado. Motivarte y alentarte a continuar. Ir tras tus sueños. Que viajes aunque no me lleves. Que las reuniones familiares no sean una obligación. Perder la vergüenza y la timidez. Que me conozcas desnuda, sin maquillaje, en mis peores fachas. No tener miedo. Hacer contigo lo que jamás quise hacer con nadie.

Quiero que me hagas extrañarte y desearte. Que nos enfademos sólo para reconciliarnos de la mejor manera posible. Que expresemos todo lo que muchos callan y por eso terminan asfixiados con las palabras. Quiero sinceridad y que seamos tan directos como podamos. Que nada nos ate pues así nada habrá de separarnos.

pervers

No quiero un amor perfecto, quiero una relación complicada, llena de aventuras, de diversión, de adrenalina. No quiero caer en rutinas y en monotonía. Nos quiero a nosotros libres pero compartiéndonos a ratos. Y es que algún día debemos aprender que nadie le pertenece a nadie y eso es lo más maravilloso de vivir, ser de uno mismo pero de vez en cuando compartirse.

Te quiero libre, pero conmigo, porque el amor sin libertad dura lo que un estornudo y yo, yo te quiero en mi futuro.

Autor: Stepha Salcas

Derechos de Autor.



     Compartir         Compartir