¿Te he dicho lo que me encanta despertar a tu lado?, y ¿te he dicho que quiero hacerlo todos los días de mi vida?, seguro esto último no lo he hecho tan notorio, sin embargo, mientras te he visto dormir esta noche, he por fin ha quedado claro en mí que desde que me enamoraste, he tenido la idea de pasar cada día de mi vida contigo, ¿te quieres casar conmigo?

Hace mucho que pensaba decírtelo, pero tenía miedo que salieras corriendo, peor sabe, te amo lo suficiente como para querer comprometer mi vida a la tuya, y sé que me amas y si bien no saltas de alegría, si consideras el tenerme en tu vida por el resto de nuestros días.

marry

Mientras te veo dormir, imagino lo que siempre había estado guardado en mi interior, pienso en nuestra vida juntos, imagino a nuestros hijos sentados en el regazo de los abuelos, muy entretenido escuchando las historias que nuestros padres tienen para ellos, y sí, dije hijos, en plural, pues no quiero un hijo único, no quiero privarlo del amor y las riñas entre hermanos, quiero que sean dos, y si seguimos haciéndolo tan bien como vamos, es muy probable que el dinero y el amor nos alcance para tener un tercero, el aceptar que siempre imagine mi vida unida en matrimonio contigo, no quiere decir que sea hipócrita pues, antes ni siquiera lo pensaba, veía mi vida a futuro en muchas formas pero jamás me vi casada, jamás hasta que te conocí.

No puedo prometerte una vida completamente feliz, es probable que no te cocine manjares deliciosos a diario, pues sabes que no se y no me gusta cocinar, aprenderé, claro que lo haré, aprenderé a cocinar ciertas cosas que te gustan pero seguramente no lo haré a diario, pero créeme que cuando lo haga, lo haré con mucho amor, no puedo asegurarte que todo mi tiempo será para ti, pues quiero mi espacio, como sé tú querrás el tuyo, en eso se ha basado nuestra relación y no quiero que tengamos un radical cambio.

Es muy probable que algunas mañanas no tenga ningún ánimo de verte, pero ahí estarás, otras días, al amanecer no querrás soportarme pero ahí estaré, y prometo que por muy molesta que esté, siempre te daré los buenos días y me despediré al dormir, prometo intentar con todas mis fuerzas, lograr que te cueste trabajo irte y mueras de ganas de regresar a casa cada día.

No prometo tener una casa impecable, pues ambos somos muy desordenados, me cuesta trabajo recoger mi tiradero, no lo haré con el tuyo, somos un equipo recuerdas, te ofrezco tener una esposa no una esclava, te prometo una casa desordenadamente feliz, pues como te dije, tendremos niños en casa, y suelen tener un bizarro gusto por la decoración de interiores, te prometo un hogar feliz, con altas y bajas pero feliz.

casados

Yo no quiero que me prometas una vida de ensueño y que trasladarlas el cuento de hadas a nuestra realidad, solo quiero que me prometas una botella de vino, charlas extensas, y un beso de esos que saben a nunca me dejes.

Yo te prometo risas, por favor evitemos la rutina, te prometo no meterme de más en tu espacio, iras con tus amigos yo con las mías, y al regresar platicaremos como nos fue, te prometo una vida de interminables historias, y prometo siempre estarás en las mías aunque no me acompañes en todas.

Aquí me tienes haciéndote mi propuesta, ya sabes como soy, transparente, directa, enamorada, te prometo una vida de preciosas locuras juntos.

Y entones…. ¿Te quieres casar conmigo?



     Compartir         Compartir