Entiendo que te sientes molesto, también entiendo porque te posicionas en un lugar por encima de mí. Lo entiendo porque yo permití que sintieras que eras más importante que yo.

Te hice creer que eras lo más importante de mi vida, que estabas en primer lugar, que siempre te iba a preferir por encima de todo y que sin ti estaría incompleta. Pero es que en realidad era así, eras todo para mí, me sentía muy mal sin ti.

El paso del tiempo me hizo ver que de igual forma me sentía mal contigo, siempre en peleas, siempre con problemas; de repente me ponía a pensar que no era lógico que me sintiera mal a tu lado y me imaginaba como estaría sin ti.

Hoy que ya tenemos tiempo me doy cuenta que ya no quiero estar contigo, me doy cuenta que no vale la pena seguir a tu lado y ya no tengo la necesidad de perder el tiempo. Aunque me sienta mal, tengo el valor de decirte que puedes irte.

Si te quieres ir, vete, sin necesidad de decirme que me voy a poner mal, que te voy a perder, no tengo miedo de que te vayas y me sienta destruida porque eso con el tiempo se pasa, pero seguir viviendo así es una tortura continua.

No hay necesidad de amenazas, nuestra relación por más problemática que sea, es un relación, no es un juego, ni un objeto de amenaza, puedes irte. Si quieres te ayudo a decidir a como quedamos, puedo dar lo mejor de mi para que lleguemos a un acuerdo sano.

file

No te hagas del rogar, si ya no estás cómodo toma tus cosas y vete con toda la comodidad, porque ya estoy cansada de los tratos mediocres, ya estoy muy enfadada de que las cosas no vayan bien.

No te molestes en decirme que si no doy el ancho tomarás las decisión de irte, porque eres libre, por mí toma lo que gustes y que te vaya bien, porque no soy juego de nadie, no tengo la intención de ser tomada a la ligera; puedes irte, porque no me interesan los juegos.



     Compartir         Compartir