Te prometo, que llegará el día en que ya no camines por los lugares que el frecuenta, para tener un “casual encuentro”, te prometo, que llegará el día en que ya no buscarás que sus ojos se topen con los tuyos, ya no pasarás por su casa sin motivo, te prometo que llegará el día en que así, de repente, te darás cuenta que lo olvidaste, o al menos que ya casi no duele.

Llegará el día incluso, que te despertarás sin él en la cabeza, cuando pasé, la vida que es un poco cruel, te hará la jugada fina, te pondrá de frente con él nuevamente, siempre pasa, cuando crees que lo estas logrando, que por fin lo comienzas a sacar de ti, ¡pooom! Como cosa hecha adrede, como para ver si es cierto el olvido que alardeas, la vida te da una cachetada y te hace chocar con la realidad y lo ves, y entonces… nada… el cerebro de revuelve, porque como parte de la estrategia de la mala broma, miles de recuerdos, y todos bonitos, te caen como agua helada, sin embargo…. Nada, ya no sientes esas millones de mariposas en celo que se alocaban dentro de ti cada que lo veías, ya  no está ese calambre en el estomago que te aflojaba las piernas, y así es como la vida te de muestra que sí lo estas logrando.

bad

A veces te gustaría poner pausa al tiempo, que el mundo se detuviera un ratito, y las respuestas te lleguen, querrás saber porque la gente catafxia tan rápido los sentimientos e intercambia sin consideración a unas personas por otras como si fueran gomitas verdes o rojas. No logras entender como es tan difícil lograr el trato justo, es decir, la reciprocidad, la mayoría de las veces b decides enamorarte, cuando lo haces te entregas y ya, querrás saber porque sin consideración te dejan enamorarte, entregar y para después marcharse, ¿sabes? Ni el mundo se va a parar por ti, ni hay una respuesta concreta para ello.

Así que de ti depende, que tanto te dolerá, y que tanto te dejarás dañar, a respuesta está en ti, y no a tus incógnitas un tanto absurdas pero inevitables, la respuesta la tienes en cuanto a, cuánto tiempo estarás sufriendo por alguien que ya es feliz SIN TI.

No estoy diciendo que será fácil, de hecho, en definitiva no lo es, el corazón no es un trapito que lo puedes exprimir para quitar el exceso de sentimientos, en el corazón hay que asimilarlos, saber sobrellevarlos para poder superarlos, ese es el camino que debes ir aprendiendo, al principio te dolerá solo cada vez que respires, después, apenas y recordarás que eso te hacía sufrir.

free

Aprender a llevar una vida sacando al dolor es una habilidad rara, y créeme que no se logra viendo las fotos viejas, pasando por donde sabes estará, yendo a los lugares que te llevaba, eso es torturarte, y asesinar despacito y con mucha crueldad la fortaleza de tu alma.

Atrévete a hacer tus propios caminos, muévete, sal vive, sonríe…

Prepárate para volver a amar….



     Compartir         Compartir