No se puede extrañar lo que nunca se ha conocido. Por lo tanto, nunca creí poder llegar a ser mejor persona, o mejor mujer de lo que era al estar contigo, jamás pensé que podía vivir en mí una mejor versión de mi misma y que la encontraría solo después de dejarte ir.

Pasamos tantos años juntos que me olvidé de lo que era la vida sin ti. Olvidé que antes de ti yo ya existía.

Me sentía culpable cuando pasaba por mi mente cualquier deseo de ser yo, porque sentía que no estaba siendo fiel a ti, a nosotros, o a lo que me hacías creer que éramos, constantemente trataba de convencerme de que nunca habría nada mejor que estar contigo, en fin, eso era lo que siempre repetías y yo tontamente lo llegué a creer.

Hoy, tras un tiempo después de haberte dejado ir, no me arrepiento; pues al fin he encontrado mi propia voz, he encontrado la mujer que estaba escondida dentro de mí, y la niña ingenua que se había apoderado de mi cuerpo ya no está, murió junto con aquello que llamábamos relación, la mentira más grande de mi vida.

Los peores años de lo que es aún mi corta existencia los pasé contigo; aún me desvelo pensando por qué tuviste que pasarme a mí, entre tantas otras personas en el mundo, te cruzaste tú en mi camino para destrozarme, para hacerme creer que no valía, que no era merecedora de un amor puro y verdadero y que debía conformarme con las migajas de ese amor a medias, ese amor impuro que me dabas y que me hacías creer que era suficiente… Pero no, ya no más, me rehusó a conformarme con tu idea de lo que es el amor, por eso decidí tomar fuerzas y correr lejos de ti, gracias a eso, hoy puedo decir que soy una mujer fuerte, libre y, sobre todo, al fin pude conocerme… Conocer a esa mujer que no sabía que existía, pero que estuvo dentro de mi todo ese tiempo.

Aunque aún no soy completamente feliz al menos estoy curando y aunque sé que tomará tiempo, espero con paciencia porque sé que el día en que me cure completamente de tu desamor, florecerá la más bella, feliz e independiente mujer que haya caminado sobre la tierra. Por eso, aunque te guarde un poco de rencor, quiero darte las gracias por enseñarme lo malo de la vida lo cual me ayudará a apreciar lo bueno. ¡GRACIAS!

 

Autor: BJsz

Editado por: Sunky



     Compartir         Compartir