No me dejaste nada para poder recordarte, quiero recordar ese rostro tuyo que por tanto tiempo me gustó, que por tanto tiempo fue más que mi inspiración, pero ya no puedo, tu rostro se borró de mi mente, te has vuelto sólo un ente, tanto tiempo invertido en buscar tus características en cualquier otro y hoy se hacen nada, eres sólo una silueta que el tiempo volvió negra.

Un día te pareció adecuado tomar todo y dejarme vacía, dejar que yo me hiciera cargo de reconstruir mi propia vida y ciertamente nadie más tiene la obligación de hacerlo, pero es que pudiste haber dejado algo, un punto de partida para mí, para poder seguir adelante.

Has sido tan aprovechado de la situación, de nuestra relación y hasta me atrevo a decir que de la misma vida; que te has sentido con el derecho de llevarte mis cosas, llevarte mis recuerdos felices de ti, te llevaste todo el amor que sentía por ti. No me has dejado nada, ni siquiera para poder recordarte, algo que me deje aprender del tipo de hombre que eres y no arriesgarme a encontrarme uno igual a ti.

A veces creo no necesitar armas para seguir adelante, pero me doy cuenta que requiero más que un poco de ganas, no puedo seguir porque no se en donde estoy, no se desde donde continuar, has sido tramposo, hiciste que yo te amara como nadie más y luego tan sólo te llevaste todo.

Captura-de-pantalla-2015-02-17-a-las-15.34.16

De vez en cuando me pregunto por mi confianza, por mi decisión y por todo que un día desde mi corazón salió. A penas hoy es cuando veo que pudiste empacar todo y desaparecer pero el amor que tengo hacia mí misma, nadie me lo puede arrebatar, porque nace desde lo más profundo de mi ser y yo decido cuando y como. Pudiste llevarte todo pero con mi propio amor podré salir adelante desde el fondo.



     Compartir         Compartir