Por mucho tiempo estuve pensando en aquella persona, en la única persona que sería capaz de traer la felicidad a mi vida, una felicidad permanente y no pasajera; una felicidad que con el tiempo aumentaría y con ella podría saber que esa persona es la indicada para poder estar a mi lado. Mucho tiempo estuve esperando a esa persona que sería capaz de amarme y mostrarme que se siente amar con la misma intensidad. Estuve esperando mientras me encontraba a mí misma y abría mi corazón para encontrarla y por fin estar a su lado sin tener que seguir esperando una más.

Por mucho tiempo llegaron miles de oportunidades pero yo sabía que tenía que dejarlas pasar, dejarlas ir porque dentro debí sabia que no eran la persona indicada. La persona a quien yo buscaba era diferente, era especial y sabía que dentro de ella existía ese gran ser que por mucho tiempo espere. Sabía que no estaba a un príncipe azul, sino que esperaba a una persona real, con errores y miles de virtudes, pero que cada uno de esos errores para mí serían una virtud más aunque nadie más pudiera notarlo, yo lo notaría.

1

Caminé y caminé hasta que un día pude toparme con una persona que en el mismo instante en el que nuestros ojos se toparon pudimos darnos cuenta que en nuestro corazón se sentía una sensación diferente, una alegría que nadie más podía haber provocado dentro de nosotros, en ese momento supe que era esa persona. Ahora está a mi lado y puedo decir que es todo lo que imaginé. Puedo decirle a todo el mundo y gritarlo mil veces que la persona que ahora se encuentra a mi lado es la persona a la que estuve esperando tanto tiempo, por la que tuve que pasar miles de situaciones y tuve que dejar algunas otras en el camino para poder por fin llegar hasta ella. Tuve que prepararme en el camino para poder encontrarme con esa persona con la que estaría segura que podría pasar e resto de mis días.

¿Cómo pude darme cuenta que era él? Pude darme cuenta porque al verlo no pude ver ni una sola cosa que no me gustará, porque al toparme con esa persona automáticamente sentí una paz interna que me decía que esa persona era la indicada. No sé como explicar todo esto con palabra porque pude sentirlo como algo mágico, como algo que por un momento se encontraba fuera de mi alcance pero al estar a su lado se convertía en una realidad, en una realidad palpable porque él era mi realidad y a la misma vez mis sueños. Nunca pensé que podría encontrarme con la persona indicada para mi vida, con esa persona con la que podría pasar y quiera pasar el resto de mi vida a su lado. Pero por fin está aquí, a mi lado, al lugar donde pertenece y haré cualquier cosa para mantenerlo a mi lado, para mantener todo el amor en nuestros corazones y toda la magia que hace posible el que podamos estar juntos y mostrarnos tanto amor.

 



     Compartir         Compartir