Sabías que me hacías daño cada vez que te ibas sin decir una sola palabra, cada vez que me hablabas con una voz fría y por la manera de alejarte cuando más te necesitaba. Me hiciste mucho daño cuando estuviste a mi lado y tú lo sabías.

Después de nuestra separación aún sigo pensando en ti, en todo el amor que te tuve y en como desearía que jamás te hubiera conocido. Me preguntó si algún día te has puesto a pesar en todo el dolor que me hiciste, en todas esas veces en las que te extendí la mano y tú me diste la espalda; en todas esas veces que estuve para ti, a tu lado a pesar de todo y como tú te alejabas cada vez que yo te necesitaba. Quisiera que algún día pudiera decir perdón delante de mí y poder comenzar a sanar las heridas de mi corazón. Hace mucho tiempo que siempre estuve esperando esa pequeña palabra que sé que sanaría mi alma y me permitiría comenzar de nuevo, que me permitiría colocar una armadura al rencor que ahora se ha inyectado en mi corazón. Quisiera saber si algún día te has puesto a pesar en los errores que cometiste a mi lado y si en verdad me amaste o me amas quisiera saber si te has puesto a pesar en la manera en la que me perdiste y como quebraste mi corazón y demostrarte no importarte.

No solo me he puesto a pensar en todo el daño que me hiciste, sino también que en todo lo que te amé y en todo lo que te entregué a pesar de que nunca recibí amor a cambio, comprensión, sinceridad y todas esas cosas que la persona quien te ama no duda en entregarte, no duda en demostrarte. Nunca lo hiciste, nunca pudiste demostrarme que de verdad te importé y que de verdad estabas dispuesto a cambiar las cosas para caminar junto a mí a un futuro donde la eternidad era lo único que nos quedaba.

Por mucho tiempo pensé que este día jamás llegaría, que jamás te perdería pero solo sucedió. Ahora ya no estás y gracias a tu partida puede darme cuenta que nunca recibí una palabra de aliento por tu parte o una palabra de disculpa por todo lo que me hiciste  y me dañaste. Ahora solo quiero seguir mi camino a pesar de que el rencor siga envenenando mi alma. Quisiera algún día poder recibir un perdón de tu parte y poder seguir con mi vida sin la oscuridad que guardo para ti en mi corazón. Te quise y demasiado; me enamore y totalmente y es por eso que los daños cayeron aún más fuertes, aún más dolorosos porque las cosas malas duelen más cuando vienen de esa persona importante para ti, de esa persona a la que amas. Pero ahora solo existe un pedazo en mi corazón que sigue queriéndote pero todo el espacio restante esta lleno de rencor y con la duda de si algún día piensas en mí, si algún día te has puesto a pensar en todo lo que me hiciste, en todo el daño que me hiciste.



     Compartir         Compartir