Hay relaciones en la vida a las que duele tanto poner el punto final, y eso es porque están tan dentro del corazón que cuando intentas sacarlas de tu vida te desgarras haciéndolo y sientes que vas a morir en verdad.

En una relación no basta con amar de manera desmedida y completa, se necesita que la contraparte lo haga igual, por más esfuerzos que hice, no logré que te comprometieras de manera sincera, pero hay momentos en que la realidad te supera tanto que te devuelve los pies a la tierra por más alto que estuvieras volando por amor, tenía que aprovechar ese momento de claridad en mi mente para tomar la decisión de dejarte, porque si no lo hacía en ese momento, volvería a caer en el chantaje o quizás en esa ilusión que eras tan bueno de crear, volverías a hacerme creer que me amabas aunque con todos tus actos demostraras lo contrario, y aun que me siento vacía sin ti, sé que tomé la mejor decisión.

Hecho tanto de menos la persona que era antes de conocerte, esa mujer que no necesitaba la compañía de nadie, que la soledad era su fiel amiga y compañera, que sonreía sin la caricia tuya, que dormía como tronco por las noches sin interrupción, pero ahora me despierto a media noche, paso algunas noches en vela, porque mi sueño se ha ido, porque te lo quedaste tú.

Ojalá decir que te quedaste mi corazón fuera solo una exageración, ojalá pudiera soltar todas esas ilusiones que creamos juntos, aquellas mentiras tan bellas, que por un momento fueron tan reales, y que a pesar de descubrir tu fachada aún no las puedo olvidar por lo anheladas que eran para mí.

Pero ya he dado el paso más difícil de todos y fue el primero que di en dirección contraria a ti, y aun que la distancia no ayude mucho, trataré de alejarme lo más que pueda de ti, de todos los recuerdos que tengo, de todas esas calles que caminamos juntos, de esta ciudad en donde dijimos que tendríamos una casa juntos, de esa catedral en donde se supondría nos íbamos a casar.

Y aunque el tiempo poco ha ayudado, aunque temo que a pesar de haberte dejado para siempre, quizás no podré olvidarte nunca, a pesar de que parece que todo está en mi contra, no pienso dar un paso atrás en la difícil decisión que he tomado, porque no puedo exponer más a mi maltrecho corazón a tus engaños, porque no quiero doblegar lo poco de orgullo que conserve después de estar a tu lado, quizás no te pueda olvidar nunca, porque te amé como nunca había amado, pero tampoco puedo volver jamás a tu lado.

 

Autor: Sunky



     Compartir         Compartir