Dicen que no debemos arrepentirnos de nada, y es verdad, pues con reproches nada podemos remediar, de nada me sirven las quejas si a tu lado deje escapar un tiempo que no recuperaré jamás.

Lo único que me queda es reconocer que de todo ello algo bueno saldrá, lloré muchas lágrimas, te dedique insomnios de más, noches en vela en las que no me cansaba de reclamar al destino por no hacer que te quisieras quedar.

lo mejor

Es verdad, de nada me sirve arrepentirme, pero es verdad que me pesan los momentos que deje escapar, las cenas familiares, las reuniones con esos amigos que siempre han estado cuando deben estar, me dedique tanto a ti y tus deseos , que sin darme cuenta, me aleje de lo que quería más.

Sé que el tiempo no se puede regresar, me queda remediar mis errores y esforzarme por encontrar mi felicidad.

Sé que la próxima vez, sabré distinguir al amor real, ese que actúa con honestidad, que te acepta tal cual ese, que te hace sentir libre, que no te quiere cambiar.

No, no cometeré nuevamente el error de opacar mis sueños en afán de entrar en el molde que espera alguien más, no relegare  mis anhelos por complacer los de alguien más.

Me dedicaré a crear nuevos momentos, bellos recuerdos para atesorar, dejare atrás el pasado, tu dañino amor que me causó tanto mal, dejaré que el tiempo haga lo suyo, que me ayude a sanar, y cuando sea el momento, no tendré miedo a confiar de nuevo, no tendré miedo de volverme a arriesgar; pero esta vez, tendré cuidado de no volver a errar, entregaré mi cariño solo a aquel que esté dispuesto a entregarse de verdad.

Me prometo que no me pasará de nuevo, nunca más atentaré contra mi sueños, contra mi dignidad.

 

 

 

 

 



     Compartir         Compartir