Después de decirte adiós, me propuse borrar los rastros de este amor cobarde que se rindió, queme las cartas y  tire a la basura  las fotografías que adornaban el buro, regalé la ropa que olvidaste, tire a la basura las cosas que me regalaste, me decidí de una vez a empezar una nueva vida sin ti, me decidí con valentía a recomenzar una nueva historia que fuera solo para mí.

Luche con mis demonios, con los miles de recuerdos que dejaste, trate de sacar de mi mente las sonrisas, tus caricias, todas esas promesas que a final de cuentas se hicieron trisas.

tu mi debilidad

Pasé largas noches, terribles madrugadas llorándote, extrañándote, pero al cabo del tiempo, logré superarte, poco a poco fui dejando de pensarte, de añorar tu presencia en casa; retomé las riendas de mi vida, logré volver a sonreír.

Después de muchas noches de ausencia, me sentí  fuerte y vencedora, me sentí de nuevo capaz de vivir mi vida sola.

Tal parece que la vida pone difíciles pruebas, pues un día cualquiera, en el lugar menos esperado el destino nos puso frente a frente. Yo tan distinta, tú el mismo de siempre. Cuando te mire, me falto la respiración, me temblaron las piernas, creo que solo al verte, regresaron los recuerdos, resurgió todo el amor.

Tú también me miraste, sonreíste, me abrazaste; yo temblando, tú aferrado a mi como queriendo detener el tiempo…

Sobraron las palabras… me basto un beso para entender que aunque te desconecte de todo, no pude desconectarte del corazón.

sonrisas

Habrá que aceptarlo, todos tenemos a ese alguien que es nuestro talón de Aquiles, nuestra debilidad, nuestra perdición.



     Compartir         Compartir