Sabes muy bien que fuiste la causa del distanciamiento que tuve con mis seres queridos, y todo porque ellos trataban de protegerme de ti, yo también tuve la culpa por no darles el beneficio de la duda, por no escucharlos después de tanto tiempo que me han demostrado su cariño, tu viste el daño que me causo el separarme de ellos por ti y aun así no fuiste ni siquiera bueno para hacer que al menos valiera en poco la pena.

Aún no puedo entender tu que ganabas con todo esto, porque me mentiste, porque me hiciste pasar por todos esos problemas si sabías bien que me enamoraste a base de mentiras, ¿acaso creías que podrías engañarme por siempre? No sabes el alivio que siento de haberme resistido a tus constantes peticiones de hacer el amor, y no era que yo no lo deseara, solo que yo quería que fuera algo memorable nuestra primera vez.

Puedo darme cuenta de que de alguna manera querías embaucarme, querías engañarme para que cayera en tus garras y ya no pudiera escaparme, creo que es por eso que hablabas tanto de una familia y los hijos, eso era lo que querías de mí, querías embarazarme para que me sintiera atada o acorralada a permanecer contigo, y me da mucho gusto que los planes te salieran mal.

No cabe duda de que tengo a alguien que me cuida desde el cielo, porque sé muy bien que, si por mi fuera quizás aun estaría contigo, pero gracias a Dios pude darme cuenta de la persona que eras, gracias a Dios tuve un momento de claridad en mi mente, y eso fue suficiente para que me quitara la venda de los ojos, y por fin pude alejarme de ti.

No tienes idea de lo arrepentida que me siento, no puedes ni imaginarte la vergüenza en la que me pusiste, porque ahora tengo que agachar la cabeza ante todos aquellos que me advirtieron sobre ti y con quienes me pelee por defenderte, y que finalmente tuvieron la razón, no sabes cómo me duele esta gran desilusión, y como me ha pegado en mi orgullo haber sido tan estúpida para no darme cuenta, para incluso ignorar por completo las advertencias que me hacían aquellas personas que en el pasado ya me habían demostrado su lealtad.

Autor: Sunky

 



     Compartir         Compartir