Ese día fue de locos… Debía haberme ido a colación pero algo me hizo volver. Había tenido días horribles y solo pensaba en desaparecer de este mundo. Cuando volví por mi billetera para irme de una vez por todas, algo en mi interior me hizo mirar hacia la gente que esperaba ser atendida… Y ahí estabas tú, apoyado en la pared esperando tu turno.

Hermoso… Imponente… Único Algo hizo que nuestras miradas se unieran y te acercaste hasta mi. Yo no podía creer que un hombre como tu, alto, esbelto, guapo y tan Hermoso se acercara para hablarme… Pensé que era una broma, pero no… Tu me hablabas a mi.  Eras realmente un ángel. Mi corazón se paralizo y solo atine a sonreírte…

Fue el primero de todos los obsequios que desde ese momento yo te daría sin esperar nada a cambio. Una semana basto para que fuéramos uno. Me morí una y 10 veces en ti.  No podía creer lo que me estaba pasando, no podía creer que tú te entregaras a mi de esa forma… En cualquier lugar me hacías tuya y no te importaba nada.

Y así paso el tiempo… Los años. Viví la mejor etapa de mi vida a tu lado. Aunque en La maldita clandestinidad. Tu no me pertenecías, ya que eras de otra pero no me importo, no era impedimento para mi… Ni siquiera la distancia,  ya que te oía y leía todos los días… Es mas, yo era tuya y lo sabias. Sabias que lo nuestro no era nada pero a la vez era todo.

Yo te hacia sentir hombre… Yo te avivaba el fuego que tu mujer apagaba. Yo estaba siempre para ti. Y tu sin más también estabas para mi, aunque me hicieras creer lo contrario. Me ayudaste, me guiaste y me apoyaste… Aun siendo menor que yo, me diste las herramientas necesarias para creer en mi misma. Jamás olvidare nuestra ultimas horas juntos. En esas que me hiciste tocar el cielo como todas las veces que me hiciste tuya. Pero se acabo. Te arrebataron de mi lado.

60060f78b06aeb5745bb95240c8af7ac

Y decidiste alejarte de mi, sólo para no perder tu vida. Tu falsa vida. Aunque yo sabía que esto no duraría para siempre. Nunca pensé que ese día llegaría,  porque te necesitaba y aún te necesito… Un año a pasado de nuestro triste final.

Te volví a ver un par de veces y siempre recordare tus manos sobre mi piel, tu voz, tus ojos y tu cara de Ángel.  mi ángel que por largos años fuiste y es así como te recordare siempre… Ya que hiciste de mi la verdadera mujer que hoy soy, gracias por haberme entregado tanto y enseñarme cosas que jamás olvidare… Contigo fui Mujer y quiero que sepas que te amare por siempre estés donde estés M.G.



     Compartir         Compartir