Un adiós siempre duele y más cuando se quiere tanto a esa persona especial.. Tener que conformarme con tus recuerdos, con leer tus mensajes una y otra vez, ver tus fotos cada instante, checar si de casualidad hay un mensaje tuyo, querer estar contigo pero no poder y saber que es lo mejor…
Mi plan no es cambiar las cosas, ni confundirte… Es en cambio querer expresar lo que siento sin tener el valor de enviártelo, de alguna forma sacar mi dolor sin que jamás te puedas enterar…
Pensar que tú ya me olvidaste y puedes continuar con tu vida.. Sin complicaciones, así de simple como apagar la luz y al encenderla ya no existe nada más que un ayer.
Un ayer que no duele, no me molesta que sea así… Más bien me enfada que yo no pueda hacerlo, no tener el valor.
Y sigo pensando que fui muy cortante y seca.. No es por qué no me importe, creo que podría escribir hojas y hojas hablando de lo que pienso y siento.
Pero sinceramente no creo que tenga caso al contrario sería lastimarme más.
Al final tú lo decidiste, tú lo querías y yo no puedo cambiar ni obligar nada.
Me hago a un lado sin hacerte tambalear, solo me retiraré sin mirar atrás, poniendo candados a mi corazón para que deje de latir cuando pienso en ti y que mi alma poco a poco deje de sangrar por un amor un amor que no se puede dar, ese sentimiento que me está ahogando en estos momentos.
viaje-solo
Te extraño, me duele.. Es muy difícil para mí, el querer verte, el querer abrazarte, el querer saber sobre tu día si estuviste bien o mal, entender el hecho de que simplemente todo acabo, tener que aceptar que no hay otra forma, el saber que es lo mejor y aceptar el dolor que provoca eso.
Sabes que te amaba con cada parte de mi ser.
El que me culpes por algo que no fue cierto, que me responsabilices de todo lo malo, cuando sabemos que no fue así. Al principio quizá si lo quieres ver así yo falle pero al final lo hiciste tú.
Te extraño, te extraño, te extraño, te extraño mucho pero no volveré a mandarte nada.. Me iré despacio de tu vida cuando te des cuenta ya no tendrás ninguna señal de mi..
Por: Grace Sandford


     Compartir         Compartir