Hoy ha pasado algún tiempo desde la última vez que te vi, no sé si tu aún lo recuerdes, pero yo no lo he olvidado, y como hacerlo si después de todo fue una decisión que tú tomaste por ambos, algo que jamás se me consultó, algo de lo que al igual que tú, tenía derecho, sabes no te reprocho por nada, en realidad ahora comprendo lo bien que nos hizo a ambos y que en verdad me hizo entender una serie de cosas que antes no había visto, sí… Fuimos muy felices pero con el tiempo todo se volvió monotonía, ya no me sorprendías con un dulce y tierno beso al despertar, no preguntabas como fue mi día, como solías hacerlo, no me deseabas buenas noches antes de ir a la cama, ya ni siquiera recuerdo cual fue la última vez que pronunciaste un TE AMO para mí.

Pero yo seguía hay esperando a que volvieran aquellos días en los que me demostrabas cuán importante era para ti, pero eso jamás paso, en realidad me hizo bastante bien que te fueras de mi lado y te agradezco por ello y por todos los momentos que compartimos juntos, por esos que en su momento creo que fueron increíbles para ambos, por aquellos que se tornaban grises pero que supimos afrontarlos y salir adelante, por los que me hiciste sentir que era lo mejor de tu vida y sobre todo por los cuales sentía que nuestras almas eran una sola, esas ocasiones en las que no eran necesarias las palabras para saber que nos pasaba algo e incluso por tu amor obsesivo ese que comenzó a prohibirme cosas como salir con amigos, vestir más recatada, ser completamente obediente a ti, porque según tu era por mi bien, también recuerdo que pensabas que algún día me iría de tu lado, mira que ironías fuiste tú quien me ha dejado y sabes al momento no veía las cosas mal.

Entradas relacionadas:

Soltero por elección y no por accidente.

Todo aquello que me decías, me gustaba complacerte, al principio no aceptaba tu partida y cómo hacerlo si te creía EL AMOR DE MI VIDA, pero con el tiempo lo fui superando y me dejó de doler poco a poco, así como también volví a mi vida, a hacerme cargo de mí que ya bastante me había descuidado por entregarme a ti, comencé con mis pasatiempos favoritos, esos que a ti no te gustaban del todo y por el cual deje de hacerlos, volví a reencontrarme con amistades que a ti no te caían muy bien, porque decías que eran muy metiches.

2

Volví a los estudios, los que deje por encargarme de ti y lo más importante de todo me reencontré conmigo misma, entendí que por más amor que sientas hacia otra persona no debes dejar de ser tú y que si en realidad te aman como dicen deben de aceptarte tal cual eres con tus defectos y virtudes también comprendí que debes amarte aún más a ti porque para poder amar a otro hay que saber amarse primero a uno mismo.

No sabes lo reconfortante que es para mí escribir estas líneas que tenía reservadas hace ya algún tiempo algo que tenía que plasmar y en verdad te agradezco por todo, ya que al final de cuentas la felicidad que hoy poseo es gracias a ti.



     Compartir         Compartir