En mi desesperación jugué sucio, te regrese el mal que me habías hecho pasar y olvide las reglas básicas de la vida, pues quien hace daño recibe el mismo pago, mi cara es el anuncio de mi arrepentimiento infinito pues debí de ser más precavida, te eche fuera de mi vida y con una patada te aleje para siempre, aunque no puedo mentir y decir que no me sorprende saber lo herido que dijiste estar pues ahora sabes como me sentí yo todas las veces que me hiciste lo mismo. No quiero tomar un papel que no me corresponde y hacer aquí de juez, inculparte y hacerte pasar tu castigo pero ya lo hice, sin la justicia de por medio te hice recibir lo que merecías en verdad y deberías de decir que fui piadosa, me compadecí de ti y ojala seas capaz de notarlo.

Me cuesta en verdad aceptar que he sido yo la mala esta vez, aunque en un principio todo parecía ser tan correcto que ansiaba por gritarlo y que todo el mundo lo viera, que el mundo se diera cuenta de que habías pagado tu deuda conmigo; disculparte tantas veces el mismo error. Creo que todos lo ven pero no ven lo que yo quiero sino que obviamente se dan cuenta de algo y eso es que fui una tonta por tanto tiempo, no quería hacerlo así me cuesta no hacer cosas sin pesar, cosas sin querer y finalmente termino por fallar. Aunque no debo olvidar que he sido yo quien te saco de mi propia vida, he tomado una decisión y debo aceptarla tal  como debe ser. 1

Quizás tú hayas ganado esta vez y pese al mal que sabes bien que has hecho te has salido con la tuya aparentando ser una vil victima que sufre las consecuencias de estar con una persona aparentemente desequilibrada, has logrado hacer que todos crean que tus engaños y tus fallas han sido la consecuencia de mi persona y mis tratos hacia ti, lo has hecho muy bien cuando entre nosotros sabemos que es al revés, has jugado tus cartas muy bien y aunque en principio ni siquiera sabías lo que estabas haciendo con el tiempo supiste muy bien darle sentido a tu estrategia. Te felicito por eso esperando que el trago amargo pase pronto de mi boca mientras que el tuyo sé que apenas comienza.



     Compartir         Compartir