Lo que te voy a decir no tiene precio pues imagino que has querido escucharlo desde hace mucho, antes no era lo suficientemente valiente como para decirlo pero hoy creo estar lista, si es tarde tendrás que disculparme el doble pero es que no podía mirarte a los ojos sin sentir que tú fuiste el culpable, la vida ya me ha hecho pasar un montón de cosas que no esperaba y entonces ahora si puedo. Me hacia falta tiempo, revolcones de esos feos en los que aprendes a las malas que es mejor caminar y no correr; apenas ahora es que me doy cuenta que yo también te hice daño.

Discúlpame por no haberte dicho que si aquellas vez que me preguntaste si quería estar contigo, pero yo no tenía la intención de hacerme una pareja, sé que hubieras sido mi mejor novio, eres un hombre muy amable y sincero; pero siempre te mostraste como un amigo, me culpas a mí porque solo te confundiste pensando que yo te deseaba o algo así, pero es que confiaba en ti, podía ser de maneras que con otros no porque tú eras de fiar, porque tú me trataste como un amigo de verdad. Yo también me confundí en ningún momento sólo soy yo la mala en este cuento, no eras el único confundido deberías de poder verlo.

 

Yo lo siento por el tiempo que he esperado, tal vez fue demasiado y aunque te hayas alejado de mí, aunque incluso me hayas dejado de hablar debo decir que nunca hubiera querido hacerte daño alguno. Fue sencillo seguirte la corriente porque a veces la inmadurez del momento no deja ver qué es lo que esta mala hecho, pero ahora que el tiempo ha pasado y no ha sido fácil; debo aceptar mi parte de culpa y pedirte una sincera disculpa. 

Tú también me debes las mismas palabras pues no eres el único que ha tenido que vivir mal, la culpa sin sentido me ha convertido en una persona diferente, así como a ti también te ha de haber marcado lo que vivimos, pero no fuiste el único. Creo que podríamos estrechar la mano y aceptar que fue culpa de la edad y la estupidez así como el hecho de no hablar con claridad desde un principio, si yo te gustaba debiste hacerlo dicho para no hacerte ver como es que me gustaban los demás.



     Compartir         Compartir