No, no tendrás que vender tu alma, ni mucho menos recurrir a extrañas pócimas  para  enamorar a tu chico soñado, créeme que lo único que necesitas es un poquito de creatividad y mucho confianza en ti misma

Así que toma nota  y prepárate para que caiga rendido a tus pies.

1.- En primera instancia, debes reconocer perfectamente a la clase de chico con el que quieres compartir tu tiempo, de este modo,  podrás identificar cuando el chico en cuestión sea el indicado.

 

2.- Sácale a relucir lo mejor de ti.  Si bien es cierto que lo realmente importante es el interior de las personas, su manera de pensar y sobre todo sus valores; lo cierto es que a primera impresión, eso no se nota, así que confía en ese dicho que dice: “ una mujer inteligente, siempre encontrará la manera de lucir hermosa” Así, que no dudes en lucir siempre linda, recuerda que a final de cuentas, el exterior debería ser un reflejo del interior.

 

3.- No tengas miedo de ser quien eres.  No intentes aparentar algo que no eres, con la intención de convencer a alguien, actúa con seguridad y demuestra lo capaz que eres en todos los aspectos de tu vida. Ten por seguro que no hay nada más atractivo, que una mujer que sabe lo que vale y lo demuestra.

 

4.- El truco del espejo. Hay quien dice, que buscamos en nuestra pareja a alguien que sea parecido a nosotros. No perdemos nada al intentar aplicar la técnica del espejo, que cosiste en imitar discretamente, sus gestos y posturas; todo esto con el fin de que en su inconsciente, el  razone de esta manera “ Creo que somos muy similares” eso sí, ten cuidado de no abusar de esta técnica, pues si él llega a notarlo, perderá todo el interés en ti.

 

5.- No te valgas de los pretextos y mejor busca oportunidades.

 

Olvídate de la timidez y pierde el miedo, acércate a socializar con su grupo de amigos, demuestra que eres una chica de fiar , haz que él note que la felicidad se te da con facilidad…

 

6.- Deja un recuerdo en su mente. Busca la manera de dejar  huella, quizá un gesto o una palabra, algo con lo que él se identifique y te recuerde,  conviértete en su sonrisa recurrente.

 

Pero lo más importante; nunca dejes de ser tu misma por tratar de convencer a nadie, sé real, franca y natural, a final de cuentas, es así como eres. Si se va a enamorar, que no sea de un espejismo, mejor que se enamore de la chica de la sonrisa franca, de la chica real.

 

 

 

 



     Compartir         Compartir