Recuerdo haber leído ésta frase en algún lado, y me pregunté: ¿Cuánto tiempo, daño, lágrimas, noches sin dormir, sonrisas fingidas tienen que pasar para que el corazón y el cerebro se pongan de acuerdo? Siendo honestos, es muy complicado que eso pase y las pocas personas que lo logran, me gustaría que me dijeran ¿cómo lo logran?.

Se necesita mucho coraje y madurez para poder dejar ir a alguna persona o relación que te hace daño o que simplemente no funciona. Y no me refiero a una relación de maltratos, golpes o daño psicológico.  Me refiero a que muchas veces por amor, ¡Sí, por amor!, estamos estancados en una relación que no avanza, no es que esas personas no se amen de verdad, pero desgraciadamente hoy más que nunca me he convencido de que el solo sentir, no es suficiente.

 2

Existe un límite para luchar por alguien, una delgada línea entre el “luchar” y “aferrarse” pero, ¿cómo distinguir cuando estamos pasando esa línea?; ¿Cómo saber si lo que estamos haciendo es luchar por esa persona o simplemente nos estamos aferrando a algo que no funciona más?

Es demasiado complicado saber marcar la diferencia entre ambos conceptos, el proceso cuesta y mucho, porque realmente no pensamos con la cabeza, pensamos con el corazón. Pero cuando nuestro necio corazón llega a su límite, se cansa y es en ese momento cuando se hace a un lado. Entonces gritamos ¡Suficiente! y cuando sucede, duele, cuesta y sólo queda ser fuertes.

Es mejor retirarse a tiempo y ser un bonito recuerdo. Se necesitan dos personas realmente comprometidas para mantener vivo ese amor, desgraciadamente en una relación siempre hay una persona que ama mas, que da más, lucha más y se entrega más.

Si tú estás pasando por una situación similar, si tu cerebro y tu corazón ya comprendieron que es el momento y que es necesario dar un paso atrás, sé fuerte, porque se pone peor…

¡Suficiente! gritaron el corazón y el cerebro al mismo tiempo, por fin estaban de acuerdo.

Publicado por MS



     Compartir         Compartir