¿Por qué nos resulta tan difícil desprendernos de las cosas o personas que nos hacen daño?

Simplemente porque nos resulta muy complicado dar vuelta a la página y comenzar nuevamente, desde cero, dejando atrás lo pasado, cicatrizando heridas y abriendo de par en par nuevamente nuestro corazón. Porque llegamos a estacionarnos indudablemente en una zona de confort en la que aunque nos lastiman no hacemos nada por salir de ella, tal vez por miedo a la soledad, por masoquismo o por creer que nuestro amor debe vencer cualquier adversidad, pero recuerda que primero el amor debe empezar por uno mismo y luego con los demás.

Es hermoso vivir enamorado(a), tener sueños e ilusiones, sentirnos entusiasmados, queridos y amados. Pero a estas alturas en que ya no todos sabemos amar, es mejor tener los pies bien plantados en el piso, para así evitar el que nos hieran, saber hasta dónde permitir ciertas acciones y saber también en que momento retirarnos de dicha persona.

1

No es bueno aferrarnos al pasado, solo es eso… ¨pasado¨. Y como tal, ya no tiene nada nuevo que contarnos ni ofrecernos. Muchas veces solo logra traernos dolorosos recuerdos. Si el pasado ya está muerto ¡entiérralo! Y recuerda que ningún muerto resucita, déjalo atrás y vuelve a comenzar.

Durante el año tienes 365 oportunidades, ¿por qué desperdiciarlas? ¿De verdad vale la pena? Vive con plenitud tu presente y recuerda que de las acciones que realices en él, dependerá tu futuro. Constrúyelo sin prisas, tal y como a ti te gustaría. Como te visualices y como creas que serás feliz, piensa en ti, después en ti y al final en ti (esa es una de las claves para ser feliz).

No seas una persona que vive anclada al pasado, evita que tu vida se torne de tristeza y oscuridad. No es bueno estar reciclando y girar alrededor de círculos viciosos. ¡No justifiques más! ¡No aceptes excusas! Ahora en tu vida está quien lucho por estar, a quien le interesó estarlo. Todos los demás se fueron por decisión propia, por desinterés, por falta de amor hacia tu persona. No existe el: ¨es que tengo miedo de que me lastimes¨, ¨es que no somos iguales¨, ¨es que no saldremos adelante¨, ¨es que no quiero lastimar a nadie¨, ¨es que tengo malas experiencias¨, ¨es que mereces algo mejor¨. Es que, es que, es que, ¡es que son tontas excusas! Y por supuesto que mereces algo mejor. Alguien que sepa con determinación lo que quiere y que no se ande con tanto cuento con el que al final de cuentas solo te terminará por lastimar.

¨La vida se hizo para los valientes, para las personas dispuestas a amar sin importar si va a sufrir o ser feliz, simplemente se arriesgan… esas son las personas que valen la pena¨ -Stepha Salcas

No seas una persona que se sienta a ver como la vida le pasa por enfrente. No puedes vivir tratando de retener en tu vida aquello que no te es útil ni productivo, aquello que te estanca en tu progreso, en tu superación personal y que además te impide crecer como persona. Puedes pasar semanas, meses e incluso años tratando de reconstruir una relación ¨rota¨ y a causa de ello terminar sola. Porque el tiempo no se detiene y en algún momento añorarás el tiempo perdido y recuerda que el ¨hubiera¨ no existe.

No forjes situaciones que a la larga se convertirán en una trampa para tu destino, en un martirio, en tu propio infierno. ¡Valórate! Deja de sujetarte al ayer, deja de martirizarte y victimizarte, nadie más que tú tienes la decisión de continuar en esa situación o salir de ella.

No te límites ni te niegues la oportunidad de encontrar tu verdadera felicidad

¿Quién mejor que tú que te conoces a la perfección para juzgarte y aplaudirte? Nadie, absolutamente nadie. La gente siempre hablará hagas las cosas bien o mal. Así que has aquello que es mejor para ti y para nadie más. Nadie hará por ti, lo que tú mismo(a) no hagas primero. Así que juégatela, arriésgate, defiéndete y libérate. Vence todos tus temores, tus miedos y angustia. Si nunca lo intentas nunca sabrás de lo que eres capaz de lograr.

Ahora suelta tu pasado. Deja atrás las inseguridades. Permite que cicatricen tus heridas, ya no las reabras más con recuerdos dolorosos, con atamientos que tú mismo(a)  buscas. Si fuiste una persona pisoteada, humillada, maltratada, abandonada, mal amada, desvalorizada, etc. deshazte de cualquier sentimiento, recuerda que no hay mal que por bien no venga y solo a los mejores guerreros se les dan las más duras pruebas.

Si a quien amaste te lastimó, te engañó, no te correspondió, no te respetó, ni te valoró, es hora de que perdones de corazón, ya el tiempo se encargará de poner a cada uno en su lugar. Arroja a la basura todos los malos momentos y recuerdos que envenenan a tu corazón, ¡vales mucho! No te permitas menos de lo que vales. Deja de buscarle, de llamarle, de rogarle, de extrañarle y de amarle, porque esa persona no lo vale.

tumblr_lezsksNUHz1qf14fpo1_500

Hazte respetar y respétate a ti mismo(a), así lograrás que los demás lo hagan

No nacimos para ser esclavos de nadie y de nada, así que deja ese papel de víctima y párate de donde te encuentras estancada(o). La vida es muy corta como para desperdiciarla. Toma de nueva cuenta las riendas de tu vida y de tu corazón y no te permitas caer de nueva cuenta en dicha situación. Deja que la vida te sorprenda, deja que te ofrezca cosas nuevas. Aprende de tus experiencias, porque eso son… experiencias y no fracasos. Valora cada momento y entrega lo mejor de ti. Sin miedos, sin resentimiento, sin inseguridades. Todos, absolutamente todos en algún momento obtenemos la recompensa o el castigo por nuestros actos, así que tu disfruta mientras llega lo mencionado. ¡Ya no esperes más! decídete a acabar con todo lo que te impide ser feliz y vuelve a sonreír. Si alguien está destinado para ti, llegará en un momento perfecto, te lo aseguro.

El problema de mirar demasiado al pasado es que cuando nos volteemos para mirar al futuro, este se habrá esfumado. – Michael Cibenko

Autor: Stepha Salcas

 



     Compartir         Compartir