Y de repente, pase a la banca fría y hostil en el rincón casi olvidado en tu memoria, ya solo soy un recuerdo perdido, uno más entre tantos que has tenido.

Se siente raro que de ser prácticamente todo, hayamos pasado a ser casi unos completos desconocidos, de habernos entregado y habernos recorrido completos con las manos,  ahora solo podamos estrecharnos esas mismas manos que aun sin luz, pueden reconocer cada lunar en mi cuerpo.

memoria

Hace apenas unas semanas planeábamos tantas cosas juntos, que podría jurar que vería mi vejez a lado de la tuya, pensé que no habría nada de qué preocuparse, que yo contigo hasta el fin del mundo, y mira, como nos ha cambiado la vida en tan poco tiempo.

Es muy probable que tú tengas las cosas más claras que yo, pues a mí aun me retumba tú adiós en la cabeza, aun veo nítida en mi mente, esa tarde que me dijiste que no había más que hacer, que era tiempo de despedirnos.

Yo aún tenía mucho que dar ¿sabes?, aunque me conoces a la perfección pues jamás había sido tan trasparente con nadie como lo fui contigo, decidiste irte antes de que notaras todo mi potencial para amar.

Pasamos por tantas cosas juntos, que me parece muy extraño que contener todas esas ganas que tengo de besarte cada que te veo y solo decirte un sofocado “hola” y eso porque tengo que saludarte, nuestra cruel rutina nos pone frente a frente cada día.

Tú te vez fresco, sin problemas al verme, y yo… el solo cruzar mirada contigo, siento como miles de hormigas me caminan por dentro, siento calambritos en el estómago, no es rencor, es ansiedad, muero por abrasarte y oírte decir que te equivocaste, pero no lo harás.

sad

Me duele el darme cuenta que ahora somos unos completos desconocidos aunque sepas todo de mí, aunque me conozcas más de lo que yo me puedo conocer a mí misma. Y ahora,  solo soy una imagen rota que vaga en tu memoria de vez en vez, ese recuerdo perdido que me mira a los ojos y en ellos ya no puedo ver el amor con el que me reflejaba en tus pupilas días atrás.

Ahora solo soy una imagen rota en tu mente, ya no soy ni la mitad de lo que era en tú vida, ya no soy esa a la que abrazabas  y le decías que la amabas, ya no soy nada para ti, sin importar que para mí, aún sigas siendo un detonante de serotonina para mi vida.

Idea Original: Club de letras.

 



     Compartir         Compartir