No me gusta la rutina hacer lo mismo dos días no lo verás en mi, tampoco te haré de comer pues odio cocinar, no tengo paciencia y jamás me preguntes que haré hoy, pues sentirás que no te quiero incluir en mis planes, pero lo cierto es que no los hay, no planeo pues mi falta de paciencia no me permite que fallen, odiarías estar cerca de mí, si llega a caer un plan.

Soy amante de la vida, disfruto cada momento, pero no vas a amarme cuando me aburra lo que hace un momento me encantó, pues pocas son las cosas que en verdad me impresionan, no me pidas un abrazo pues no suelo derrochar miel, cuando te abrace  aprovéchalo pues no sé cuando vuelva a pasar, perdón si salgo sin más de la cama pues simplemente se acabo la magia del momento , y si no digo más, si no puedo hablar es solo que trato de controlar mis locos impulsos, y me odiarás por no querer hablar, cuando en realidad solo evito herirte, pues soy imprudente e insolente.

Soy la mujer que vas a odiar

No amarás que no sea una mujer de reglas e imposiciones, no me ordenes pues no obedeceré, soy de acuerdos no de mandatos, no me importa lo que los demás lleguen a pensar del rumbo que el doy a mi vida, pues es mía y ellos no  vivirán por mí, no sé si llegues a amar alguien que toma sus propias decisiones. A veces soy sentimental, y solo quiero tenerte en mis brazos, lo sabrás, no se hablar para decir lo que siento, pero mi mirada siempre te dirá “te necesito”

No me gustan las cosas a medias y quizá llegues a odiar que sepas lo que pienso de cada cosa, soy transparente, creo ideas propias y me quedo solo con lo mejor da cada persona, odio condicionar y transformar a mi conveniencia, cada quien tiene su esencia y me gusta analizar lo que me sirve y me quedo con ello, lo que no simplemente me da igual.

No sé si llegues a amar lo que soy, tal vez solo me odies por ser natural, y por estar seguro que todo lo que digo y hago nadie me obligó, en realidad lo siento, es  por amor no por compromiso.



     Compartir         Compartir