Recuerdo cuando te conocí y recuerdo que no eras la misma persona en la que te has convertido hoy. Recuerdo que eras mejor, que te interesaban las cosas importantes, pero ahora solo vagas en las cosas que no valen la pena. Ahora me doy cuenta que era yo quien alimentaba tu ego, lo engordaba y lo hice estallar. Me he dado cuenta que soy completamente diferente a ti. Tú me lastimas y yo soy herida, tú me quebrantas y yo te construyo, y a pesar todo de eso yo estoy aquí, estoy aquí esperando tu regreso, yendo tras de ti cuidando tu caminar, no puedes verme porque aún estas segado con la soberbia que yo misma te construí. Te sientes grande a lado mío y eso me produce temor.

Te amo apesar de todo, apesar de las heridas y cicatrices que has dejado como sello personal en mí. Mi corazón aún palpita, no lo hace de la misma manera, pero puedo sentirlo aún, puedo sentir que aún no me destruyes del todo.

Soy diferente a ti porque eres el ejemplo que jamás debo seguir, eres el patrón que jamás debo tomar, no quiero parecerme a ti, no quiero jamás lastimar de la misma manera que lo hiciste tú, no quiero reflejarme y que el espejo me muestre tu imagen. No comprendo como mi corazón ha soportado el no seguir el mismo camino que tú, me he librado de tomar tu forma y convertirme en uno de los tuyos. Me doy cuenta que este amor se aleja de la realidad, se aleja de lo común y que a pesar de que somos tan diferentes, en ocasiones siento que tú completas mi mundo, que si no hubieras llegado a mi vida no comprendería quien soy realmente, en quien me convertiré y que es lo que quiero ser. Me alimento solamente del recuerdo de ver en lo que te has convertido, me alimento para tomar decisiones y encontrar conclusiones. Te extraño y no lo voy a negar, espero que estés pronto a mi lado siendo la misma persona que fuiste antes de hacer un pacto con el orgullo. No recuerdo el momento en el que este amor se me salió de las manos, pensaba en el amor perfecto, en ese amor que nos presentan en la literatura o televisión. No puedo explicarme el por qué sigo aquí, me justifico a mi misma diciéndome excusas para no olvidarte, para no dejarte ir.

borrar

Tengo la sensación que aún existe en el corazón un poco de esperanza, la esperanza que es la culpable de que aún yo te espere y del querer esperarte lo que sea necesario para estar ya por fin en tus brazos; extraño tus brazos. Al paso del tiempo me di cuenta que te tomaba como prioridad en mi vida y tú lo notabas, tú te diste cuenta y fue ahí donde comenzó todo, fue el comienzo de tu vanidad y tu vana efervescencia. No quiero que se note mi espera, no quiero que sepas que aún sigues en mis pensamientos y mucho menos quiero que sepas que te sigo amando porque ya no estoy dispuesta a ser quien sustente tu ego y que de nuevo me lastimes, pero si estoy dispuesta a seguir construyendo lo que tu derrumbaste en mí, a seguir mi camino y dejarte seguir el tuyo.



     Compartir         Compartir